Inscríbete y crea tu propia colección de obras y artículos

Urbipedia usa cookies propias para garantizar funcionalidades y de terceros para información y estadísticas.
Si usa Urbipedia, asumimos que las acepta; en otro caso, debería salir de este sitio.

Segóbriga

Saltar a: navegación, buscar
Teatro romano de Segóbriga, donde siguen llevándose a cabo representaciones teatrales clásicas.

Segóbriga («Parque Arqueológico de Segóbriga») es un importante yacimiento romano situado en torno al cerro llamado Cerro de Cabeza de Griego en la localidad de Saelices, provincia de Cuenca, Castilla-La Mancha (España).

  • Coordenadas:39° 53′ 07″ N 2° 48′ 48″ O

Toponimia

Idioma Celtíbero. Lugares con topónimos en -briga

El nombre de Segóbriga deriva de dos términos de origen celtíberico, lengua de la rama celta indoeuropea. El topónimo vendría del término Sego-, que significaría victoria (prefijo también presente en el nombre de las ciudades de Segovia, Segeda y Segontia), y de el sufijo -briga, que significaría ciudad, fortaleza. Por lo que su traducción vendría a ser "Ciudad de la victoria" o "Ciudad victoriosa". El término -briga es muy común en los topónimos de la región celtíbera o de expansión de la lenguas célticas en la península ibérica; ejemplo de esto son las ciudades de Nemetobriga (capital de los Tiburi, lo que hoy sería Puebla de Tribes, Orense), Amallobriga (Mayorga, Valladolid), Miróbriga (Capilla, Badajoz), Eberobriga (Talaván, Cáceres), Deóbriga (cerca de Miranda de Ebro, Burgos), Flaviobriga (Castro-Urdiales, Cantabria), Nertóbriga (cerca de La Almunia de Doña Godina, Zaragoza, Miróbriga (Santiago do Cacém, Portugal), Conímbriga (Condeixa-a-Nova, Portugal), Lacóbriga (Lagos, Portugal),; algunas incluso fundadas ya bajo dominación Romana. Caesarobriga (Talavera de la Reina, Toledo, Augustobriga (Talavera la Vieja, Cáceres), Julióbriga (cerca de Retortillo, Cantabria); incluso se puede localizar fuera de la península, como es el caso de Eburóbriga (Avrolles, Francia). Es muy posible que el pueblo de Brihuega‏‎ también deba su nombre a este sufijo celtíbero, al igual el término Burgo.

Historia

En el año 1888 se halló un sepulcro colectivo (II milenio a. C.) de la Edad de Bronce (asentamiento Celtibérico) en la Cueva de Segóbriga, una cueva excavada en piedra caliza y que se encuentra cercana al Cerro de Cabeza de Griego. Tal hallazgo fue publicado en el año 1893. En el lugar aparecieron tanto restos humanos como útiles cotidianos.

Cabe conjeturar que inicialmente sería un castro Celtíbero que dominaba la hoya situada al norte de la ciudad y que quedaría defendido por el río Cigüela, que le servía de foso. Sus restos no han aparecido, pero un fragmento de cerámica ática del siglo V a. C. testimonia su ocupación desde esa temprana fecha.

Las primeras noticias que se tienen de Segóbriga son del geógrafo griego Estrabón, que hace una referencia muy breve y poco precisa. Sólo indica que, en la región celtibérica, alrededor de Bílbilis y Segóbriga, combatieron Metelo y Sertorio. Por tanto, nos enmarca geográficamente la ciudad de Segóbriga: la sitúa en plena Celtiberia. Cabe destacar que esta antigua zona olcade fue arrasada en las Guerras de Sertorio y sustituida por la Segóbriga romana.

A partir de unos textos de los siglos III y II a. C. se llama Olcades a los habitantes de esa zona hacia las Serranías de Cuenca, hacia la Alcarria y Guadalajara se les llama Lusones, y hacia Toledo, Carpetanos. Por tanto, los habitantes de la zona y la antigua ciudad serían los Olcades. A 7 km se encuentra el yacimiento de Villas Viejas, identificado con la Contrebia Carbica, ciudad de carpetanos.[1]

En el S. I Sexto Julio Frontino, en su obra Strategemata, menciona en dos ocasiones a Segóbriga. En ellas describe el ataque realizado por el lusitano Viriato contra Segóbriga (año 146 a. C.) debido a su alianza con Roma durante la Conquista de Hispania por parte de ésta. Así, en una de ellas comenta:

Viriato disponiendo sus tropas en emboscada, envió a unos pocos a robar el ganado a los segobrigenses; como saliesen éstos en gran número para castigarlos, echaron a correr aquéllos, simulando que huían,...

Y en la otra, comenta:

Viriato volvió sobre sus pasos y lo recorrió en uno sólo, cayendo sobre los segobrigenses desprevenidos, cuando más ocupados estaban en sus sacrificios.

Pero nada refiere Frontino en torno a la ubicación de Segóbriga.

Plinio en su Naturalis Historiae, en el apartado 24, enumera los pueblos que pertenecen al Convento Jurídico de Caesar Augusta, entre los que figuran los ercavicenses (de la ciudad de Ercávica, vecinos de los segobricences). Más adelante, en el apartado 27, define a Segóbriga y su zona como caput Celtiberiae («cabeza de Celtiberia»), que llegaba hasta Clunia (finis celtiberiae), siguiendo un orden geográfico del Sur hacia el Norte, lo que hace pensar, junto con los datos anteriores, que la zona de Segóbriga era el límite entre los celtíberos y los carpetanos. Además indica que Segóbriga era una ciudad estipendiaria (tributaria) de aquel Convento.

Más tarde, en el apartado 36 de su Naturalis Historiae Plinio menciona la explotación de Lapis specularis, una variedad de yeso especular traslucido muy apreciado en la época para la fabricación de crital de ventanas y que sería durante mucho tiempo parte importante de la economía de Segóbriga. Este mineral era extraido de minas halladas en "100.000 pasos alrededor de Segóbriga", y Plinio nos asegura que "la más la más traslúcida de esta piedra se obtiene en la Hispania Citerior, cerca de la ciudad de Segóbriga y se extrae de pozos profundos. Una de estas minas podemos encontrarla en la cercana Villa de Carrascosa del Campo, que también tenía un enclave fabril y minero en servicio de este municipio.

Anfiteatro romano de Segóbriga.

Tras su conquista romana a principios del siglo II a.C. Segóbriga debió convertise en un oppidum o ciudad celtibérica. Tras las guerras de Sertorio, entre los años 80 y 72 a. C., pasó a ser el centro de toda esa parte de la Meseta, con el control de un amplio territorio.

En tiempos de Augusto, alrededor del año 12 a. C., dejó de ser ciudad estipendaria, que pagaba tributo a Roma, y se convirtió en ue nombrada municipium, ciudad gobernada por ciudadanos romanos, creciendo el estatus de la ciudad notablemente, lo que llevó a su auge económico y a un gran programa de construcciones monumentales que debió de finalizar en época flavia, hacia el 80, al que se deben los edificios públicos de ocio y la muralla (véase el apartado Construcciones de Segóbriga) que hoy se pueden admirar. La ciudad fue un importante centro de comunicaciones. De esta época también es la emisión de moneda en su ceca y la construcción de una parte de la muralla. Al finalizar el mandato de Vespasiano la ciudad se encontraba en su punto más alto, habiéndose finalizado ya las obras del teatro y el anfiteatro, y encontrándose plenamente integrada social y económicamente en el Imperio Romano.

Los hallazgos arqueológicos indican que en el siglo III aún existían en Segóbriga importantes élites que vivían en la ciudad, pero en el siglo IV ya se encuentran abandonados sus pricipales monumentos, prueba de su inexorable decadencia y de su progresiva conversión en un centro rural.

En época visigoda, a partir del siglo V, todavía debía ser una ciudad importante, pues se conocen restos de varias basílicas y de una extensa necrópolis (según hallazgos de 1760–1790), llegando sus obispos a acudir a diversos Concilios de Toledo, concretamente al III Concilio de Toledo en el año 589, y el XVI Concilio de Toledo en el 693.

Su despoblación definitiva debió iniciarse tras la Invasión musulmana de la Península Ibérica‏‎, cuando sus obispos y élites gobernantes huirían hacia el norte, buscando el amparo de los reinos cristianos, como se sabe que ocurrió en la vecina ciudad de Ercávica (Cavañuelas, Cuenca). De estas fechas son los restos de una fortificación musulmana que ocupa la cumbre del cerro.

Tras la Reconquista, la población de los contornos se desplazó al actual pueblo de Saelices, situado a 3 Km más al norte, junto a la fuente que nutría el acueducto que había abastecido a la antigua ciudad de Segóbriga. Olvidado ya su nombre, la colina que ocupaba pasó a denominarse "Cabeza del Griego", con una pequeña población rural dependendiente de la villa de Uclés, situada a solo 10 km, llegando a usarse sillares extradios de las ruinas para las construcción de su convento-fortaleza.

Desde entonces se acentúo su paulatino abandono hasta quedar sólo la pequeña ermita constuida sobre las antiguas Termas Monumentales, último testimonio de la antigua ciudad conservado hasta la actualidad.

Construcciones de Segóbriga

Termas romanas de Segóbriga.

Celtíberas

  • La necrópolis (extramuros).

Romanas

  • La muralla y la Puerta Norte
  • El anfiteatro
  • El teatro
  • Las Termas Monumentales
  • El gimnasio y las termas del teatro
  • El foro
  • La acrópolis
  • El santuario rupestre de Diana (extramuros)
  • El acueducto (extramuros)
  • Las canteras (extramuros)

Visigodas

  • La basílica (extramuros)

Referencias

  1. Martín Almagro-Gorbea y Juan Manuel Abascal (1999), Segóbriga y su conjunto arqueológico, Real Academia de la Historia‏‎ y Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.
Urban-plan.rojo.jpg
Mosaico.deg.jpg

Wikipedia-logo.jpg
Este artículo contiene información procedente de Wikipedia, publicada bajo la licencia Creative Commons CC-by-sa
  • Wikipedia

Pulsar sobre el icono correspondiente para compartir, enviar o imprimir (ayuda) el artículo:

SiguenosInstagram.jpg
Editores y colaboradores de este artículo ¿?
    


   » Alberto Mengual Muñoz   »  Iñaki M.B.

Artículo procedente de Urbipedia.org. Con licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA excepto donde se indica otro tipo de licencia.
Origen o autoría y licencia de imágenes accesible desde PDF, pulsando sobre cada imagen.
https://www.urbipedia.org/index.php?title=Segóbriga&oldid=473191