Inscríbete y crea tu propia colección de obras y artículos

Urbipedia usa cookies propias para garantizar funcionalidades y de terceros para información y estadísticas.
Si usa Urbipedia, asumimos que las acepta; en otro caso, debería salir de este sitio.

Cineac Amsterdam

Saltar a: navegación, buscar
Statusbar5.png
    Artículo        Incluir información complementaria        Incluir artículos relacionados        Incluir Bibliografía         Metadatos    

U.135x135.gris.jpg
Cineac Amsterdam
Duiker.Cineac.2.jpg

La sala Handelsblad Cineac de Ámsterdam dedicada a proyectar noticiarios, fue construida en 1934 como un “cine-revista” con proyecto de Jan Duiker por el empresario francés y entusiasta de la arquitectura moderna Reginald Ford y quien era propietario de una cadena de cines revista en casi todas las capitales europeas llamada Cine-Actuel.

La sala brindaba noticieros y películas en función continuada, con una programación variada, a bajo costo y para todas las edades. Aún no existía la televisión, y muchos habitantes de Amsterdam conservan en su memoria la visita al Cineac, siempre una verdadera aventura. Con su gran techo visible desde lejos durante el día, y su rojo cartel en luz de neón por las noches, Cineac tenía también una cabina de cristal sobre la esquina donde trabajaban los operadores.

La forma espacial de la sala está basada en un paraboloide, por razones de acústica. La máxima superficie para la sala se obtiene situando el eje del paraboloide en la diagonal del solar que era irregular dando así la máxima longitud disponible. Entre la sala y la calle se encuentran: en planta baja la entrada, en la planta primera la cabina de proyección y en la segunda planta las oficinas. Las grandes escaleras, necesarias para el cambio del público, se sitúan al lado de la forma paraboloide. Sirvió de 'foyer' la misma calle debajo de una marquesina en el callejón, y allí se vendían helados y cacahuetes, en años ulteriores patatas fritas y croquetas. Los músicos callejeros entretenían al público. De este modo la espera en cola en el exterior ahorraba un 'foyer' en el interior.

Después de pasar por la taquilla, los espectadores iban hacia la izquierda para entrar en la sala por el eje, o iban a la derecha para subir por las escaleras al anfiteatro. Al salir los espectadores seguían de frente las flechas pintadas en el suelo para abandonar la sala en dirección a la izquierda. Allí también estaba la escalera por la cual los espectadores del anfiteatro abandonaban el edificio. Así surgió un plan de circulación perfecto, que causaba el mínimo de molestias a las personas que permanecían sentadas. Por eso justamente se rebajaba el suelo de la sala delante de la pantalla y subía en forma de parábola en el resto de la sala.

El exterior del edificio tiene una forma curiosa: una combinación de la linea curva de la fachada en la entrada y de la cabina de proyección en la primera planta, y la linea recta de la fachada de las oficinas encima, que sigue la alineación oficial. La construcción equilibrada del anfiteatro una de las piezas constructivas de más interés del edificio, se manifestó en la esquina bajo la forma de una columna extremamente esbelta que sirve de tirante cuando el anfiteatro está ocupado.

Las fachadas sugieren por excelencia el caracter que se deseaba para el edificio: el peso más reducido posible, como una exigencia de la situación, la acústica, el control de la temperatura y la idea arquitectónica de Duiker. Esta 'liviandad' está por todas partes en los detalles. Las terminaciones de la superficie de la fachada son muy finas, lo que sugiere una piel muy fina, como la de un avión.

Sin embargo detrás de los paneles de la fachada de acero se encuentra una tapia doble con gran peso y realizado en fábrica de ladrillo. Esto puede considerarse como bastante inconsecuente a la vista de las ideas de Duiker, porque intuitivamente uno sabe que un avión de ladrillo no puede volar. No está claro porque el arquitecto aplicó esta tapia; tal vez tenga relación con las normas contra incendios. Una fachada de paneles de acero es más lógica, particularmente porque en otras ocasiones Duiker llega con ella a buenas soluciones, entre otras en los grandes almacenes Winter.

Cineac mantuvo durante décadas una rivalidad con el Teatro Tuschinski que se encuentra justo enfrente; sus líneas de frío cemento y rojo neón competían con el abigarrado estilo art decó de su vecino. La batalla fue ganada por el palacio Tuschinski y Cineac, después de funcionar como almacén y pertenecer a una cadena de restaurantes inspirados en Hollywood, se marchitó y murió.

Actualmente el edificio, declarado Monumento Histórico en el año 2006, ha recuperado la imagen exterior que tenía en 1934 en cuanto a revestimientos, ventanas, detalles de hierro y publicidad, ya que cambió muchas veces de destino y tuvo muchas intervenciones. Los elementos usados para la reconstrucción son copias exactas de los originales, que estaban muy deteriorados debido a la humedad.

Planos

LineaBlanca.jpg

Otras imágenes

LineaBlanca.jpg

Situación


Cargando el mapa…
- Coordenadas y enlace con otros sistemas:52°22′00″N 4°53′42″E / 52.366637, 4.894972
Cargando el mapa…


Urban-plan.azul.1.jpg

Obras imprescindiblesColumnadorica 4.jpg

Pulsar sobre el icono correspondiente para compartir, enviar o imprimir (ayuda) el artículo:

SiguenosInstagram.jpg
Editores y colaboradores de este artículo ¿?
    


   » Alberto Mengual Muñoz   »  Iñaki M.B.

Artículo procedente de Urbipedia.org. Con licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA excepto donde se indica otro tipo de licencia.
Origen o autoría y licencia de imágenes accesible desde PDF, pulsando sobre cada imagen.
https://www.urbipedia.org/index.php?title=Cineac_Amsterdam&oldid=610563