Inscríbete y crea tu propia colección de obras y artículos

Urbipedia usa cookies propias para garantizar funcionalidades y de terceros para información y estadísticas.
Si usa Urbipedia, asumimos que las acepta; en otro caso, debería salir de este sitio.

Casas hacienda de Ica

Saltar a: navegación, buscar
Statusbar2.png
    Artículo        Incluir información complementaria        Incluir videos        Incluir artículos relacionados        Incluir Bibliografía y Enlaces         Metadatos    

U.135x135.gris.jpg
Casas hacienda de Ica

La casa hacienda de Ica, es una de las construcciones más características del agro peruano. Remonta sus orígenes al cortijo de olivar español, pero pronto en el Perú adquiere una personalidad propia. Aunque a lo largo de los siglos variaron en sus formas y dimensiones, se puede decir que hay dos tipos de casa hacienda peruana., definidas en función del material predominante en su construcción: la costera y la Serrana. La primera combina la piedra y el adobe; la segunda tiene al barro, quincha o adobe, como materia fundamental.

La casa hacienda no fue sólo residencia del propietario, sino centro administrativo, depósito, eventualmente lugar de alojamiento de los forasteros. Su diseño suele ser austero, amplio, funcional, en armonía con la naturaleza que la rodea. Dentro de esa sobriedad, se permite algunos refinamientos: una capilla ornada con un altar de pan de oro, columnas que vuelven íntimos los patios, una galería de arcos que se abre a la campiña.

Ica fue tierra de haciendas y algunas de sus casas todavía subsisten, aunque buena parte de ellas fueron devastadas en los años posteriores a la reforma agraria del gobierno del General de división Ejército Juan Velasco Alvarado.

La mejor conservada, convertida hoy en acogedor hotel, es la de San José, ubicada en el distrito de El Carmen, en Chincha. Sus orígenes se remontan al siglo XVI, pero su planta se levantó en el siglo XVII, y en los posteriores recibió una serie de modificaciones, como las arquerías que rodean al patio principal, añadidas en el primer tercio del siglo XVIII. La casa se eleva más o menos dos metros sobre el terreno circundante y al frente de ella, y cubriendo parte del costado oeste, se extiende una amplia y hermosa galería con columnas de madera. La casa cuenta con una especie de catacumbas que tal vez funcionaron como depósitos, pero que la tradición dice que fueron lugar de castigo de los esclavos. Hacia el lado oriental de la plaza se levanta la capilla, que por sus dimensiones es una verdadera iglesia de estilo rococó.

Igualmente son importantes las haciendas Añamia, otra de las bien conservadas del valle de Ica, con su amplia portada, gracioso mirador y un jardín al que da un amplio corredor; Vista Alegre, también en Ica, bastante modernizada, pero con algunos detalles bellos, como la espadaña incorporada a su portada o las elegantes rejas de madera de la parte interior; Montesierpe, en la parte alta del valle de Pisco, con su arquería de pesadas columnas con base de piedra; Majoro, en Nasca, en parte de estilo republicano, cuya gran capilla contenía el magnífico altar que hoy alberga la iglesia de la Virgen del Pilar, en San Isidro, Lima; Ocucaje, hoy remodelada y convertida en hotel; Santa Rosa, edificada durante la República, con su bello oratorio primorosamente restaurado por sus actuales propietarios; Tacama, en la parte alta del valle de Ica, que conserva una monumental prensa para Uva‏‎s de la época colonial y cuenta con un recio mirador que domina los viñedos; San Fernandino, en Chincha, que tiene un alto corredor frontal de gráciles columnas de madera al que se accede por una doble escalera; San Regis, también en la campiña chinchana, de amplísimo y sencillo corredor. Este casa hacienda, se encuentra muy deteriorada y en parte de sus ambientes moran infinidad de murciélagos; Alto Larán, de truculenta historia durante la Guerra del Pacífico y cuya capilla fue destruida e incendiada por las tropas de ocupación Chilenas, en represalia porque su propietario español, albergó a montoneros peruanos, lo que motivó una reclamación diplomática del gobierno español ante La Moneda. San José de Ingenio, en Nasca, que fue de la Compañía de Jesús y que, por excepción en la costa, tiene una galería con columnata de piedra; San Javier de Nazca, también de origen jesuita, que posee una capilla barroca con dos torres que por sus dimensiones y boato puede competir con cualquier iglesia de ciudad.

La anterior si bien, no es una lista exhaustiva, son las más representativas de estas antiguas construcciones que se conservan como parte del patrimonio Arquitectura del pueblo iqueño.

Referencias

Urban-plan.azul.1.jpg
Wikipedia-logo.jpg
Este artículo contiene información procedente de Wikipedia, publicada bajo la licencia Creative Commons CC-by-sa
  • Wikipedia

Pulsar sobre el icono correspondiente para compartir, enviar o imprimir (ayuda) el artículo:


Editores y colaboradores de este artículo ¿?
    


   » Alberto Mengual Muñoz   »  Iñaki M.B.

Artículo procedente de Urbipedia.org. Con licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA excepto donde se indica otro tipo de licencia.
Origen o autoría y licencia de imágenes accesible desde PDF, pulsando sobre cada imagen.
https://www.urbipedia.org/index.php?title=Casas_hacienda_de_Ica&oldid=497788