Inscríbete y crea tu propia colección de obras y artículos ¡Anímate y ponte tus gafas!

PFC: Mercado de La Encarnación (Fernando Villanueva)

Saltar a: navegación, buscar
  • Autor: Fernando Villanueva Lazo
  • Escuela: E.T.S.A. Sevilla
  • Año: 1998

Texto

Fernando Villanueva-pfc1.jpg
Fernando Villanueva-pfc2.jpg

PLANTEAMIENTO GENERAL

Se pretende fomentar el tránsito peatonal, recuperando el eje Puente y Pellón / Regina, y convertir la plaza de la Encarnación en un nodo de ordenación del centro de Sevilla. Como solución al tráfico rodado se propone una terminal de transporte público bajo rasante, en torno a dos patios que aseguran la ventilación e iluminación de la terminal, a la vez que la relacionan con la plaza. La terminal se completa con el aparcamiento público situado en las plantas de sótano del mercado. La plaza presenta una gran heterogeneidad formal. Situándonos en una postura extrema podría pensarse que la plaza, como tal, no existe. Se propone, pues, realizar una actuación que cree un sentimiento de unidad dentro de la globalidad de la plaza, sin que con ello no puedan entenderse cada una de las partes. Y que a su vez pueda controlar la escala de la plaza.

Esto se consigue creando un mercado de formas claras e intuitivas, de manera que dentro de la heterogeneidad de formas, alturas, etc. de la plaza se convierte en el elemento de referencia y unificador del entorno. Se ve reforzado por la creación de otros dos elementos “simples”: la zona arbolada, que en cierto punto se convierte en patio y con ello en parte de la terminal de transporte, y el pórtico de entrada a dicha terminal, muy en relación tanto formal como espacialmente con el mercado y los porches de la calle Imagen. Por tanto, con tres elementos “simples” interrelacionados se consigue dotar a la plaza de la unidad de la que carecía, llevando la mayor parte del peso la pieza del mercado.

La plaza se convierte en el plano de relación entre las diferentes partes. En ella se producen las entradas tanto a la terminal de transporte público como al mercado de abastos, y en ella se recogen las actividades que están más en relación con el plano peatonal, como son lugares para la estancia y el paseo, y usos como los puestos de flores y de productos complementarios a los vendidos en el mercado.

EL MERCADO Y SU RELACION CON EL ENTORNO

El mercado se encuentra situado sobre el lado Este de la plaza y según el sentido N-S, viniendo a reforzar la idea de cerrar el triángulo peatonal Plaza Nueva-Plaza del Duque-Plaza de la Encarnación. Y sirviendo como elemento de continuación del eje comercial formado por la calle Puente y Pellón y la calle Regina.

Básicamente el mercado puede considerarse formado por dos plataformas, dos cubiertas, bajo las que se desarrollan las actividades de compra-venta y se produce la relación entre personas y espacios, tanto públicos como privados. Estas dos cubiertas permiten albergar las diferentes dependencias del mercado que tienen cabida sobre rasante y además crean diferentes ámbitos dentro de la plaza. Hacia la plaza, y respondiendo a la escala de ésta, el mercado presenta un gran pórtico de acceso, una primera transición entre el espacio público y el interior del mercado. Como segunda zona de transición encontramos una “calle interior” de venta, “calle” que permite realizar las actividades de compra propias del mercado como si se realizaran en la misma plaza pero sintiéndose ya dentro del mercado. Desde allí se puede acceder por diversas vías al gran patio en torno al que se desarrolla el mercado. Siguiendo el recorrido transversal en planta baja accedemos al porche trasero, mucho más bajo que el de la plaza para crear una zona de compras más recogida y que pueda entenderse como una prolongación del interior del mercado.

Existe, por tanto, una secuencia espacial en la que la plaza se va convirtiendo en mercado y de nuevo el mercado se transforma en plaza. Así, en todo momento desde el interior se tiene presente el espacio de la plaza y a su vez desde la plaza se puede apreciar y sentir la actividad del interior del mercado.

Así pues, el mercado se ha concebido como un elemento donde, además de realizarse la actividad comercial, las personas van a relacionarse, convirtiéndose en un punto de encuentro como sucedía en las antiguas ágoras. Tomando de base esta idea se ha adaptado o más bien recuperado un edificio donde siempre se tiene presente la totalidad del espacio y como tal espacio unitario se disfruta, permitiendo además una estrecha relación con el exterior. Lejos queda la idea de pensar en grandes edificios cerrados que albergan una actividad, donde cada una de sus partes impide apreciar la totalidad y donde el contacto con el exterior se puede calificar de nulo.

PFC+.jpg
Logo Par negro.png
Este artículo incorpora material procedente de una publicación de Papeles de Arquitectura S.L., que mediante una autorización permitió agregar contenido en Urbipedia bajo licencia Creative Commons CC-by-sa-3.0

Compartir, enviar e imprimir (ayuda) artículo:

Editores y colaboradores de este artículo ¿?


   » Alberto Mengual Muñoz   »  Iñaki M.B.

Artículo procedente de Urbipedia.org. Con licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA excepto donde se indica otro tipo de licencia.
Origen o autoría y licencia de imágenes accesible desde PDF, pulsando sobre cada imagen.
http://www.urbipedia.org/index.php?title=PFC:_Mercado_de_La_Encarnación_(Fernando_Villanueva)&oldid=470882