Inscríbete y crea tu propia colección de obras y artículos

Urbipedia usa cookies propias para garantizar funcionalidades y de terceros para información y estadísticas.
Si usa Urbipedia, asumimos que las acepta; en otro caso, debería salir de este sitio.

Puerta de Toledo

Saltar a: navegación, buscar
Statusbar3.png
    Artículo        Incluir información complementaria        Incluir videos        Incluir artículos relacionados        Incluir Bibliografía         Metadatos    

U.135x135.gris.jpg
Puerta de Toledo

Ya en la primitiva cerca de la ciudad construida en el siglo XV existió una puerta llamada de Toledo de donde partía el camino que iba a dicha localidad. En 1625, al construirse la cerca de Felipe IV se construyó una segunda puerta de Toledo, situada algo más cerca del centro de la ciudad que la actual, en la calle de Toledo.

Los primeros proyectos de construcción de la puerta actual se remontan a la época de ocupación napoleónica, durante el reinado de José Bonaparte, cuando se ordenó su diseño para adecentar la entrada a Madrid por el antiguo camino real de Andalucía. Este primer proyecto no llegaría a ejecutarse puesto que, tras la expulsión de José Bonaparte, las autoridades municipales encargaron un nuevo diseño al arquitecto Antonio López Aguado, quien proyectó la puerta como un arco triunfal dedicado al restaurado Fernando VII.

Los planos y la realización de esta puerta (la actual) fueron encomendados al arquitecto neoclásico Antonio López Aguado (1764-1831), discípulo de Juan de Villanueva y maestro mayor de Madrid desde 1814, quien no pudo comenzar definitivamente los trabajos hasta 1817, cuando el restituido monarca Fernando VII, El Deseado, decidió dar el impulso final a las obras. Entonces, el rey había instaurado un régimen de corte absolutista, totalmente contrario a los principios liberales de las Cortes de 1812, por lo que se impuso la obligación de que el monumento se dedicase exclusivamente a exaltar la gloria del soberano, no de la Constitución, cuyo ejemplar fue retirado del arca conmemorativa. Pese a que esta exigencia se rectificó durante el breve trienio liberal (1820-1823), en el que una copia del texto de La Pepa fue repuesta en la clave del arco central –para ser otra vez retirada, no sin esfuerzo, en 1824–.

El monumento fue erigido únicamente en honor al rey Fernando VII, según rezan las lápidas colocadas en la parte superior, donde figura la fecha de 1827 como la de su inauguración oficial. Este retraso fue debido a una demora en la decoración escultórica, que remata el ático central y los vanos laterales, diseñada por el escultor valenciano José Ginés (1768-1823) cuyos modelos, iniciados en 1819, fueron labrados finalmente por sus compañeros Ramón Barba y Valeriano Salvatierra.

Originalmente, la Puerta de Toledo llevaba a cada lado dos edificios –obra también de López Aguado y demolidos a principios del siglo XX–, que servían de unión arquitectónica con la cerca de Madrid, lo que explica que en la actualidad, al presentarse totalmente exenta, la puerta parezca una construcción un tanto desproporcionada. Asimismo, para contextualizarla adecuadamente, debe considerarse su gran importancia urbanística, puesto que se orienta a eje con el magnífico Puente de Toledo y con los obeliscos de la glorieta de Pirámides –levantados entre 1830 y 1831– que le sirven de marco visual, conformando juntos un eje monumental de notable interés.

Con el paso del tiempo la Puerta de Toledo fue sufriendo un deterioro progresivo, que en 1994 hizo necesarias obras de restauración, rehabilitación y limpieza. Poco después, en 1998, la caída de un rayo obligó a recomponer parcialmente el grupo escultórico principal.

Descripción

La Puerta de Toledo, la última de carácter monumental que se levantó en Madrid, constituye una obra fundamental dentro del neoclasicismo tardío madrileño. Se trata de un rotundo arco de triunfo compuesto por dos cuerpos y tres grandes huecos, de medio punto y mayor altura el vano central y adintelados los laterales, según un modelo inspirado directamente en las Puertas de San Vicente (1775) y Alcalá (1778) –en el caso de esta última prescindiendo de los dos arcos intermedios–, ambas realizadas por el arquitecto de Carlos III Francisco Sabatini. La mayor elevación del arco central (de 11 m por 5 de luz, aproximadamente), que arranca al nivel de la imposta del cuerpo inferior, se salva en el superior con la introducción de dos recuadros decorativos de color blanco, lo que permite la creación de un entablamento continuo, con el arquitrabe interrumpido en el tramo central, sobre el que se asienta un potente ático con una lápida en cada frente y un grupo escultórico de remate, al que acompañan otros dos en los laterales. Estos elementos decorativos miran hacia el río Manzanares y el Puente de Toledo, es decir, que se orientan según la fachada meridional, la más importante por ser la que veían en primer lugar aquellos que entraban en la ciudad desde el sur. Por el mismo motivo este frente exterior presenta medias columnas jónicas flanqueando el arco central y pilastras del mismo orden en los accesos laterales, mientras que la fachada interior, más sobria, tan sólo cuenta con pilastras en los tres huecos.

La obra está totalmente construida con piedra granítica, a excepción de aquellos elementos y piezas que requieren una talla más elaborada o que se introducen para producir un contraste cromático, como sucede con las basas, los capiteles, la imposta moldurada del cuerpo bajo, los paneles decorativos, las lápidas del ático y, sobre todo, los grupos escultóricos, que en todos los casos están ejecutados con caliza blanca de Colmenar. Toda la ornamentación de la puerta está dedicada a exaltar la figura del rey Fernando VII y la victoria de España en la Guerra de la Independencia. Así, las dos lápidas rectangulares del ático central, con unas dimensiones de 3,50 x 7,30 m, contienen la siguiente inscripción en latín realizada con letras de bronce superpuestas: FERNANDO VII R. H. OPTATISSIMO.REDVO. / TYRANNIDE GALLORVM EXCVSSA. / ORDO MATRITEMSVM / FIDEI. VICTORIAE. LAETITIAE. MONVMENTVM. D. / ANN. M DCCC.XX.VII. (A FERNANDO VII, PADRE DE LA PATRIA, EL DESEADO Y RESTITUIDO / EXTERMINADA LA USURPACIÓN FRANCESA. EL AYUNTAMIENTO DE MADRID CONSAGRÓ ESTE MONUMENTO DE FIDELIDAD, DE TRIUNFO Y DE ALEGRÍA. AÑO DE 1827). Originalmente, en la cara que daba a la ciudad había una traducción al castellano, ligeramente distinta, de este texto latino, sustituida en la segunda mitad del siglo XIX por una réplica de la otra después de que fuera arrancada en al menos dos ocasiones. Como consecuencia, actualmente figura la misma leyenda en ambos lados.

Por otra parte, los tres grupos escultóricos que rematan el monumento, proyectados por José Ginés pero ejecutados por Ramón Barba y Valeriano Salvatierra, conforman un programa iconográfico centrado en la glorificación y el triunfo de la Monarquía española. El grupo principal, el que corona el ático, representa una alegoría de España inscribible en una composición triangular a modo de frontón historiado. En él, la Patria, personificada por una Minerva victoriosa que sostiene el escudo real, muestra su poder sobre los dos hemisferios, simbolizados por dos esferas situadas a sus pies. A ambos lados se colocan las alegorías de las Artes y las Provincias, que entregan sus dones a la Monarquía al tiempo que ésta les dispensa su protección. Completan el conjunto los grupos de los accesos laterales, donde se reproducen una serie de trofeos militares (armaduras, estandartes, tambores, cañones, escudos, cascos, arietes, etc.), en recuerdo nuevamente del triunfo español sobre los franceses en la Guerra de la Independencia. Algunos de estos motivos se repiten en la parte posterior del grupo principal, la que mira hacia el interior de la ciudad, donde además destaca la presencia de un escudo de la Villa sostenido por dos angelotes.

La puerta, que preside la glorieta que lleva su nombre, está hoy rodeada por un ajardinamiento circular, de 36,00 m de diámetro, adornado con césped y macizos florales y delimitado con bordillo de granito, que sustituye a las escalinatas y a otros recintos que existieron hasta el siglo XX. En esta isleta ajardinada se sitúan también varios focos de iluminación, enterrados y protegidos con rejilla metálica, que iluminan por completo el monumento.

Otras imágenes

LineaBlanca.jpg

Situación


Cargando el mapa…
- Coordenadas y enlace con otros sistemas:40°24′24″N 3°42′42″O / 40.406718, -3.711617
Cargando el mapa…


Referencias

Ojo.izq.negro.jpg
Referencias e información de imágenes pulsando en ellas.
Conrad von Soest, 'Brillenapostel' (1403).jpg
http://www.monumadrid.es/AM_Monumentos4/AM_Monumentos4_WEB/index.htm#ingra:mon6.8104
Planta palacio carlos V.png
Con información procedente de la web de una Administración Pública española para la difusión del patrimonio monumental incluido en su territorio.


Urban-plan.azul.1.jpg

 Pulsar sobre el icono correspondiente para compartir, enviar o imprimir (ayuda) el artículo:



SiguenosInstagram.jpg

Editores y colaboradores de este artículo ¿?
    


   » Alberto Mengual Muñoz   » (Ana)   »  Iñaki M.B.

Artículo procedente de Urbipedia.org. Con licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA excepto donde se indica otro tipo de licencia.
Origen o autoría y licencia de imágenes accesible desde PDF, pulsando sobre cada imagen.
https://www.urbipedia.org/index.php?title=Puerta_de_Toledo&oldid=663354