Inscríbete y crea tu propia colección de obras y artículos

Urbipedia usa cookies propias para garantizar funcionalidades y de terceros para información y estadísticas. Si usa Urbipedia, asumimos que las acepta; en otro caso, debería salir de este sitio.

Lámpara Fluorescente

Saltar a: navegación, buscar
Lámpara fluorescente
Lámparas Fluorescentes

Se denomina Lámpara Fluorescente a la lámpara de descarga de mercurio a baja presión, en las cuales, a través de la descarga, se emite una radiación UV invisible que se convierte en luz gracias al polvo fluorescente.

Ventajas:

  • Consumo de corriente hasta tres veces menor que la de una lámpara incandescente
  • Los colores son más fieles al color real.
  • La emisión de luz es de 4 a 6 veces mayor que la de una lámpara incandescente de la misma potencia
  • Provee una luz más uniforme y menos deslumbrante, porque el área de iluminación es mayor
  • Calentamiento reducido
  • Duración promedio de vida es de 7500 horas en condiciones normales.

Las lámparas fluorescentes son de descarga, de baja presión. Se pueden elegir entre diferentes clases de luz y se construyen de varias formas y tamaños. Hay de un pin y de 2 pines.

La lámpara fluorescente está compuesta de un tubo de vidrio que está revestido por su parte interior con una sustancia fluorescente. Dentro del tubo hay gases y vapor de mercurio a baja presión. Este tubo tiene, en sus dos extremos, un filamento y un electrodo sensor.

Existen lámparas fluorescentes en diversos formatos: tubulares, circulares y en forma de "U", así como lámparas fluorescentes compactas.

Las lámparas fluorescentes no pueden conectarse directamente a la red. El correspondiente balastro situado entre la corriente de alimentación y la lámpara limita y controla la corriente de la lámpara y asegura así un funcionamiento fiable bajo condiciones específicas. Las lámparas fluorescentes tienen diversos modos de funcionamiento que dependen de la forma en la cual electrodos son calentados hasta llegar a su temperatura de funcionamiento:

  • Precaldeo a través del equipo balastro / Cebador, preferido en países con alta corriente de alimentación (200V ó más). Cada vez más se utiliza precaldeo en los equipos de conexión electrónicos (ECE).
  • Precaldeo controlado por un transformador adicional en el equipo de "encendido rápido"
  • Sin precaldeo (encendido en frío, se utiliza p.ej. En lámparas con poco diámetro). Este tipo de encendido reduce la vida de la lámpara más que ningún otro y no se recomienda en instalaciones con muchos encendidos y apagados.
  • Equipos de conexión electrónicos (ECE) convierten la tensión en una oscilación de alta frecuencia entre los 35 hasta 50khz. Como resultado, el parpadeo de 100 Hz que da lugar al efecto estroboscópico en maquinarias en movimiento no es apreciable.

Otras ventajas del funcionamiento con ECE es el ahorro de energía que se consigue adicionalmente y que ronda los 25% con similar flujo luminoso como consecuencia de:

  • 10% mayor eficacia luminosa de lámparas fluorescentes gracias al funcionamiento a alta frecuencia.
  • Menor pérdida de potencia en los ECE (factor 2 o más) en comparación con los equipos de conexión convencionales.

Regulación

Los ECE regulables han mejorado considerablemente la capacidad de regulación de las lámparas fluorescentes. Se aprovechan las cualidades de una bobina que eleva su resistencia al aumentar la frecuencia. Cuando la frecuencia de funcionamiento se incrementa la bobina conectada en serie con la lámpara suministra menos corriente a la misma. A través del sistema de control 1...10V o de la interconexión DALI, la información de los distintos valores de regulación son trasmitidos a los diferentes ECE de la instalación. Los ECE regulables deben de mantener caliente los filamentos de los electrodos en posiciones de regulación, para que estos tengan la capacidad de emitir cuando reciban poca potencia es decir poca corriente.

Duración y resistencia a encendidos

El funcionamiento con balastro convencional y Cebador disminuye la duración si los encendidos son más frecuentes.

El mismo fenómeno se puede observar en los ECE de encendido en frío, que ofrecen la ventaja de encender de forma inmediata la lámpara fluorescente. En cada encendido se consume más pasta emisiva de electrones agotándose antes y como consecuencia la duración se acorta con muchos encendidos.

Los equipos con encendido en caliente se comportan de manera totalmente diferente. Aquí los electrodos son calentados mediante la corriente eléctrica, con la cual se evita prácticamente cualquier daño a los electrodos. Esto conlleva un retraso en el encendido de aprox. 1s que es inapreciable.

Comportamiento térmico

Las características físicas de las lámparas fluorescentes dependen de su temperatura de ambiente. Esta está condicionada por las características de la temperatura y de la presión del vapor de mercurio en la lámpara. A bajas temperaturas la presión es muy baja, por ello existen menos átomos que puedan ser excitados. A altas temperaturas la elevada presión del vapor provoca la auto-absorción de la radiación UV producida. A una temperatura de la pared de la ampolla de aproximadamente 40 °C, la lámpara obtiene su máxima tensión de funcionamiento y con ello su mayor eficacia luminosa. En las lámparas T5 con una diámetro de 16mm (FH®, FQ®) el flujo luminoso nominal, como en las lámparas fluorescentes convencionales, se fija en 25 °C y el flujo luminoso máximo se consigue con temperaturas de 33…37 °C.

Construpedia.png
El contenido de este artículo incorpora material de Construpedia, publicada bajo la licencia Creative Commons: Cc-by-nc-sa Cc-by-nc-sa.png
Artículo procedente de Urbipedia.org. Con licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA excepto donde se indica otro tipo de licencia.
Origen o autoría y licencia de imágenes accesible desde PDF, pulsando sobre cada imagen.
https://www.urbipedia.org/index.php?title=Lámpara_Fluorescente&oldid=477626