Inscríbete y crea tu propia colección de obras y artículos

Urbipedia usa cookies propias para garantizar funcionalidades y de terceros para información y estadísticas. Si usa Urbipedia, asumimos que las acepta; en otro caso, debería salir de este sitio.

Casa Rietveld Schröder

Saltar a: navegación, buscar
Statusbar5.png
    Artículo        Incluir información complementaria        Incluir artículos relacionados        Incluir Bibliografía y Enlaces         Metadatos    

U.135x135.gris.jpg
Casa Rietveld Schröder
Casa Rietveld Schröder.jpg

La casa Rietveld Schröder (Rietveld Schröderhuis) (también conocida como la Casa Schröder) situada en Utrecht (Países Bajos) fue construida en 1924 por Gerrit Rietveld en colaboración con su clienta Truus Schróder-Schráder una joven viuda que deseaba una casa preferiblemente sin paredes para ella y sus tres hijos pequeños de doce, once y seis años de edad. La casa se construyó ese mismo año en un solar que, por entonces, estaba ubicado a las afueras de Utrecht.

La casa, uno de los mejores ejemplos conocidos del estilo de De Stijl, fue restaurada por Bertus Mulder y actualmente es un museo. En el año 2000 fue incluida por la UNESCO en la lista de Patrimonio de la Humanidad.

La casa se desarrolla en dos plantas y su cubierta es plana. La planta baja alberga el vestíbulo, un pequeño estudio, un estudio-taller, una cocina-comedor y la habitación de servicio. La planta alta es abierta y flexible; puede dividirse mediante particiones correderas de madera para crear un distribuidor, tres dormitorios, un baño y una sala de estar. Las particiones tienen partes con bisagras que funcionan como puertas.

Aunque la casa tiene el aspecto de un edificio moderno de hormigón armado, de hecho se construyó utilizando una combinación de materiales modernos y otros relativamente tradicionales. Los cimientos están formados por bloques de hormigón, con vigas de hormigón armado apoyadas sobre ellos. Siete pilares de hormigón armado soportan la carga del forjado superior. Se añadieron vigas de acero en I para soportar la cubierta y los balcones. Las losas del balcón y sus antepechos son de hormigón armado, pero no así las paredes. La estructura de hormigón y acero se rellenó con fábrica de ladrillo. Las paredes interiores también son de ladrillo. Toda la fábrica de ladrillo, tanto en el exterior como en el interior, se revistió con mortero de cemento pórtland. La puerta y los marcos de las ventanas son de madera.

El proyecto de la casa Rietveld-Schroder desafía prácticamente cualquier tradición. Las tres fachadas visibles tienen igual importancia y recibieron la misma atención en su diseño. Cada una de ellas tiene una distribución asimétrica. Tanto aisladamente como en relación con las demás, las fachadas presentan una alternancia armoniosa y rítmica de superficies abiertas y ciegas. No dan la impresión de que sean paredes macizas que se han perforado para permitir la entrada de luz y la ventilación, sino que se muestran como composiciones de elementos planos que, alternativamente, son permeables o impermeables a la luz y al aire. En lugar de ajustarse a un único plano, los elementos rectangulares que conforman cada fachada se retranquean o sobresalen del plano implícito y sobrepasan también sus límites.

Los espacios interiores y exteriores fluyen suavemente entre sí. La impresión general es que se trata de un objeto de gran plasticidad donde las líneas y los planos se superponen y deslizan unos sobre otros. La forma dislocada que Rietveld confirió a la casa fue un intento de expresar aquello que él consideraba como la esencia de la arquitectura, es decir, el espacio. En lugar de tratar el edificio como una caja cerrada que separa el interior del exterior, lo consideró con relación a y como parte del espacio en su conjunto. En la casa Rietveld- Schroder, el arquitecto consiguió llevar a cabo su idea tanto desde el punto de vista material como visual, y de una manera muy detallada. Se aprovechó cada posibilidad de crear una arquitectura abierta y extrovertida.

El emplazamiento de la casa fue un aspecto importante del proyecto. La casa Rietveld-Schroder ocupaba el último solar del límite de la ciudad por el este. El terreno estaba un poco más elevado que el pólder del entorno, de modo que desde la cocina y la sala de estar se podía disfrutar de vistas sobre los prados y los árboles. El entorno se ha transformado desde entonces; la ciudad ha crecido y, en lugar de encontrase ligeramente elevada, actualmente la casa ha quedado hundida tras la pendiente del muro de contención de una autopista.

Los colores que se utilizaron en el interior y el exterior de la casa son uno de los elementos más sorprendentes. Ni la madera, ni la fábrica de ladrillo, ni el acero se dejaron sin pintar, y sólo se ven líneas y planos rojos, amarillos, azules, blancos, negros y grises. En el exterior, los elementos rectangulares de la fachada tienen un acabado blanco o de distintos tonos de gris, y tanto las puertas con sus marcos y los marcos de las ventanas, así como los elementos vistos de acero, se pintaron de negro. El rojo, el amarillo y el azul se utilizan sólo para resaltar ciertos elementos lineales, como las vigas en I y algunos marcos de puertas y ventanas. Como en el caso del mobiliario diseñado por Rietveld antes de la casa Rietveld-Schróder, donde la superficie natural de la madera se ocultaba totalmente y los elementos estructurales se pintaban con un código de color determinado por su función, en esta ocasión los elementos de límite se establecen mediante el color. En el interior, los colores primarios también aparecen en las superficies rectangulares. Rietveld varió los colores dependiendo del tamaño de la habitación y del nivel de iluminación natural, pero también para resaltar la imagen global.

La transparencia y la naturaleza expansiva de todos los elementos característicos de la arquitectura de Rietveld en general, y de esta casa en particular, están también presentes en el interior. La organización espacial de la casa fue revolucionaria porque rompía la convención de segregar cada una de las funciones domésticas en una habitación separada y cerrada. Los espacios de la planta baja se conectan visualmente por ventanas altas situadas bajo el techo. Estas estancias están agrupadas alrededor de una escalera central y, salvo la pequeña habitación junto a la puerta de entrada, se comunican visualmente, por ello, funcionan también como espacios de circulación. La primera planta es libre y puede dividirse gracias a tabiques correderos. Cada estancia tiene una puerta al exterior. La casa tiene una superficie en planta inferior a 70 m2 y nada menos que ocho puertas que abren al exterior. El lucerna- rio de la cubierta, las grandes ventanas y los balcones crean una conexión visual entre el espacio interior y el que rodea la casa; una continuidad espacial que se hace aun más tangible cuando se abren puertas y ventanas.

El ejemplo más expresivo es la ventana en esquina de la primera planta, donde los paños se unen sin montante alguno: al abrir la ventana, la esquina desaparece, y la fusión entre el espacio exterior y el interior es más explícita.

Planos

LineaBlanca.jpg

Otras imágenes

LineaBlanca.jpg

Situación


Cargando el mapa…
Cargando el mapa…
Coordenadas y enlace con otros sistemas:52°05′07″N 5°08′51″E / 52.085328, 5.147588

Referencias

  • VV.AA.: Gerrit Th Rietveld. Casas Houses, 2G 39-40 Gustavo Gili ISBN 84-252-2089-0

Urban-plan.azul.1.jpg
LineaBlanca.jpg
Columnadorica 3.jpgObras relevantes
Obras imprescindiblesColumnadorica 4.jpg

Pulsar sobre el icono correspondiente para compartir, enviar o imprimir (ayuda) el artículo:


Editores y colaboradores de este artículo ¿?
    


   » Alberto Mengual Muñoz   »  Iñaki M.B.

Artículo procedente de Urbipedia.org. Con licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA excepto donde se indica otro tipo de licencia.
Origen o autoría y licencia de imágenes accesible desde PDF, pulsando sobre cada imagen.
https://www.urbipedia.org/index.php?title=Casa_Rietveld_Schröder&oldid=504641