Inscríbete y crea tu propia colección de obras y artículos ¡Anímate y ponte tus gafas!

Arquitectura expresionista

Saltar a: navegación, buscar
Statusbar2.png
    Artículo        Crear Información complementaria        Crear hoja de artículos relacionados        Crear Bibliografía y Enlaces         Metadatos    

U.135x135.gris.jpg
Arquitectura expresionista
La arquitectura expresionista fue un movimiento arquitectura que se desarrolló en Europa durante las primeras décadas del siglo XX.

El término se comenzó a usar englobando una serie de creaciones vanguardistas en Alemania, Países Bajos, Austria, Checoslovaquia y Dinamarca entre 1910 y 1924. Posteriormente, se aceptó que la arquitectura expresionista también abarcaba obras desde el año 1905, y no solamente de esos países, sino también del resto de Europa. Hoy en día, el sentido del término se considera válido para la arquitectura que, independientemente del lugar de procedencia y la época de construcción, cumple con una serie de características como la distorsión, la fragmentación, o la manifestación de una emoción violenta.

En materia de arquitectura, existe una tendencia a definir el expresionismo como una corriente recurrente en la historia, que aparece en presencia de elementos románticos y que tiende a la exaltación de los valores «expresivos» y la inversión de convenciones, de conformismos y de soportes y equilibrios formales tradicionales. En un sentido histórico más riguroso, el expresionismo es un fenómeno artístico que se manifiesta en pintura a principios del siglo XX y en arquitectura en los primeros años de entreguerras.

La fórmula «los von Natur», lejos de la naturaleza, apela al antirrealismo violento (el del Blaue Reiter) surgido de los restos del impresionismo, en un clima de ruptura. En arquitectura, designa el rechazo de lo útil y el refugio en la utopía, durante los años de decepción, de crisis económica y de desorden político que representa la república de Weimar. Después, a partir de mediados de los años veinte, el ideal estrictamente utópico es abandonado, y sus principios participan en el intento de reconstrucción, que desembocará por otra parte en el racionalismo arquitectónico moderno. En su fase utópica, el expresionismo se manifiesta a través de diferentes grupos y tendencias: la Exposición de los Arquitectos Desconocidos, la formación del Novembergruppe, la Gláseme Kette, la revista Frühlicht, la poética de la Arquitectura alpina de Bruno Taut (que exalta la naturaleza virgen, la geometría de los grandes glaciares), la síntesis entre lo informal natural y la geometría expresiva, la poética de Scheerbart sobre la arquitectura de cristal, el biomorfismo de Hermann Finsterlin (que sueña con una arquitectura inspirada en las conchas y en las criaturas monocelulares), las anticipaciones futuristas de Hablik (los barrios que gravitan en la estratosfera, o los habitantes que navegan por las profundidades marinas), los plasticismos de Erich Mendelsohn (la torre Einstein, de 1919). Walter Gropius es el talent scout de esta época. En Magdeburgo, los hermanos Taut crean un grupo sólido, que se lanza a las experiencias prácticas. Al margen del grupo «utopista», se distinguen dos conjuntos -no se puede hablar de grupos constituidos-.

Por una parte, las personalidades consideradas como fundadoras del expresionismo, a causa del carácter grandioso y agresivo de sus realizaciones: Otto Bartning, Henry van de Velde por sus investigaciones plásticas, o Peter Behrens por su ambición monumental. Por otra parte, los arquitectos incorporados al expresionismo acentúan los rasgos formales hasta convertirlos en retórica: Hans Poelzig y su red de construcciones, Fritz Hóger y su esquematismo monumental, el propio Mendelsohn y su exaltación racionalista, el joven Ludwig Mies van der Rohe y el grafismo de sus rascacielos de cristal, y el muy joven Hans Scharoun que, al final de la Segunda Guerra Mundial, reactiva el expresionismo y se convierte en el protagonista de los comienzos de la reconstrucción alemana con la realización de la sala de conciertos de la Filarmónica de Berlín.

El expresionismo ha sido rehabilitado cuando el Movimiento moderno, muy dogmático para apreciarlo, ha entrado en crisis. La renovada atención sobre el expresionismo arquitectónico ha sido justamente uno de los factores de esta crisis: el racionalismo triunfante del Movimiento moderno había eclipsado los antecedentes más vivos y polisémicos, las potencialidades embrionarias, las proposiciones pictóricas y gráficas del expresionismo histórico. Este redescubrimiento, debido a algunos autores (Borsi, Kónig, Gregotti, Sharp), ha desembocado en una especie de neo-expresionismo, uno de los numerosos revival desde los años setenta. El regreso del expresionismo ha influido también, de manera más o menos sensible, en los protagonistas del transformismo moderno (Giovanni Michelucci, los «brutalistas», los «radicales») y en todos aquellos que proponen reencontrar la unidad de las artes y una dimensión no solamente profesional y utilitaria, sino también creativa, en la práctica arquitectónica.


Referencias

Urbipedia.8.png
Para ver los 3 artículos de Arquitectura expresionista en el archivo de Urbipedia, ir a: Categoría:Arquitectura expresionista

Compartir, enviar e imprimir (ayuda) artículo:

Editores y colaboradores de este artículo ¿?


   » Alberto Mengual Muñoz   »  Iñaki M.B.

Artículo procedente de Urbipedia.org. Con licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA excepto donde se indica otro tipo de licencia.
Origen o autoría y licencia de imágenes accesible desde PDF, pulsando sobre cada imagen.
http://www.urbipedia.org/index.php?title=Arquitectura_expresionista&oldid=463854