Urbipedia le invita a darse de alta: Pulse en "Crear una cuenta"

Oficinas de la Diputación de Alicante

Artículo procedente del archivo online Urbipedia (''www.urbipedia.org'')
Saltar a: navegación, buscar
A5J02FG2.Jpg

El edificio de oficinas de la Diputación de Alicante fue proyectado en 1992 por Alfredo Payá y Javier García Solera. Está situado en la c/ Tucumán de Alicante (España), en un solar prácticamente rectangular con un ensanche en su segunda mitad. La parcela alargada tiene 21 m. de fachada, con un fondo de 42 m.

Se trata de la ampliación funcional de la Diputación Provincial de Alicante, que se localiza en un solar distinto de la misma calle y casi enfrentado al que nos ocupa. El Palacio de la Diputación es un edificio casticista de 1928, del arquitecto Juan Vidal Ramos.

La edificación se inserta en el solar sin doblegarse estrictamente al perímetro, imponiendo su propio orden, y consiguiendo desde la sección el aprovechamiento más adecuado de la luz natural que busca a Norte la luz reflejada de Sur: "construimos las medianeras del solar y después construimos cuatro piezas y entre las cuatro cajas dos vacíos, calles que hacen entrar luz reflejada en las piezas". Construida la envolvente se trabaja con libertad en el interior dejando vacíos en forma de patios, separándose de las medianeras.

El edificio cerrado en su fachada a poniente, mantiene desde el interior una fuerte y selectiva relación visual con el entorno "... más sutil que abrir directamente, la apertura al exterior es más contenida: no se miran las cosas directamente, se buscan los distintos encuadres, durante el movimiento por la planta se van viendo fragmentos del exterior". Desde las circulaciones interiores se pueden ver los jardines del Palacio.

Enfrentada casi directamente con el barroquismo grandilocuente del Palacio de la Diputación, que es sede política de la institución, la fachada de las oficinas es discreta, plana y silenciosa como cediéndole todo el protagonismo formal.

El programa es de oficinas. Dos ejes perpendiculares organizan en planta un esquema simétrico. A lo largo de uno de estos ejes, que es el principal de comunicaciones y que discurre en paralelo a la calle, se localizan las escaleras y los ascensores. En el eje ortogonal, se alinean dos patios alargados que filtran la luz del exterior. En su prolongación hasta la calle se convierte en una fisura del cerramiento, que sirve de acceso al edificio. El resultado es la fragmentación del volumen en cuatro cajas, donde se albergan los departamentos, que sin la necesidad de puertas compartimentan el espacio.

Los cerramientos son de cincuenta cm. de espesor, de ladrillo macizo enfoscado en las dos caras. En el exterior una piel de piedra, fachada transventilada con un aplacado de piedra arenisca no muy compacta, y en el interior, una piel de madera, que se empanela con tableros de DM que ocultan armarios empotrados en los muros de todo el perímetro.

Sobre la cara exterior del muro enfoscado se proyectó espuma de poliuretano, que resuelve los puentes térmicos. Los capialzados se resolvieron directamente construyendo unas vigas de gran cuelgue. Las carpinterías se enrasan con el aplacado. Las instalaciones se solucionan con un sistema de suelos técnicos. El sistema de techos se organiza con el sistema de crujías. La iluminación artificial y los difusores del acondicionamiento se hacen coincidir con las líneas estructurales, así los techos aparecen limpios y como bandejas de crujía a crujía.

El promotor de este proyecto es la Diputación Provincial de Alicante, y el presupuesto asciende a los 745 millones de pts.

Se agradece la presencia discreta del edificio que no compite formalmente con el Palacio. La imagen que se ofrece a la calle rompe el esquema simétrico del interior, dejando bloques de distintas dimensiones rasgados por una fisura por donde se produce el acceso. En la fachada de planos tersos predomina el macizo sobre el hueco, que se disponen con moderna.

Es interesante la estrategia de construir una envolvente epidérmica, que sólo se ve interrumpida en la fachada, para que después el volumen útil ocupe el espacio con libertad. La construcción se separa así de los edificios colindantes, dejando vacíos, según las necesidades de iluminación, etc. Por su parte, la calle interior de patios longitudinales y el eje ortogonal de comunicaciones vertical articulan el espacio. Otro aspecto a destacar es la iluminación conseguida por el tratamiento de la sección.

La serena sobriedad del edificio y la disposición de los huecos en fachada nos dan una elegante imagen de modernidad.

Planos

Otras imágenes


Situación

Referencias

RACV.png
VV.AA. ( María Dolores Martínez Soto): Registro de Arquitectura del Siglo XX en la Comunidad Valenciana ISBN 84-87233-38-4
Planta.diaf.jpg

Editores y colaboradores de este artículo (¿Que es esto?)

- Alberto Mengual Muñoz - Alicante I.M.B. -