Urbipedia le invita a darse de alta: Pulse en "Crear una cuenta"

Catedral Nueva de Salamanca

Artículo procedente del archivo online Urbipedia (''www.urbipedia.org'')
Saltar a: navegación, buscar
Catedral nueva de Salamanca 1.jpg

La Catedral Nueva de Salamanca es, junto a la Catedral Vieja, una de las dos catedrales de la ciudad de Salamanca, en España. Es la sede de la Diócesis de Salamanca.

Fue construida entre los siglos XVI y XVIII básicamente en dos estilos: gótico tardío y barroco.

Historia

La catedral nueva se construyó entre 1513 y 1733 conservando la vieja. En un principio pensaron derruirla, aunque se impuso el criterio de mantenerla abierta al culto mientras se realizaba la construcción de la Nueva. Al terminar las obras de ésta, en el siglo XVIII, reconsideraron la idea de destruirla y por esa razón se conserva actualmente. No obstante el muro derecho de la Catedral Nueva, se apoya sobre el muro izquierdo de la vieja que quedó parcialmente reducido con la nueva construcción, por lo que hubo de ser reforzado, hacia dentro de ésta. La torre de la nueva Catedral, reforzada en el siglo XVIII tras el Terremoto de Lisboa, se había construído sobre la torre de las campanas de la antigua.

La idea de construir una catedral nueva surge en el siglo XV, debido al aumento demográfico de la ciudad y la fuerte atracción de la Universidad, por tanto la Catedral Vieja parecía en aquellos momentos «pequeña, oscura y baja». Contaban con el apoyo de Fernando el Católico, quien en 1509 ordenó a los arquitectos que habían trabajado en Toledo y Sevilla, Antón Egas y Alonso Rodríguez, que fueran a Salamanca para tomar traza del nuevo templo.

La Catedral, tras diversas discusiones, se proyectó tangente a la vieja, realizada en estilo gótico, tiene planta de salón, con tres naves y dos más de capillas hornacinas. En principio había de terminar en girola y absides poligonales, finalmente se cambiaría el proyecto terminando la cabecera en una forma rectangular que reafirma la planta de salón.

Durante casi todo el siglo XVII las obras estuvieron paradas y se retomaron de nuevo en el XVIII, para terminarla en 1733. La catedral sufrió los devastadores efectos del Terremoto de Lisboa, que se produjo el 1 de noviembre de 1755, quedando todavía signos visibles en las grietas y vidrieras rotas. Después del terremoto hubo que rehacer la cúpula y reforzar el campanario, que era muy semejante al de la Catedral de Segovia, y que sufrió mucho por el terremoto, inclinándose e incluso amenazando ruina; tras consultar a varios arquitectos que recomendaron su demolición, finalmente Baltasar Dreveton propuso zuncharla con 8 cadenas tensadas y forrarla con piedra en forma de talud que llegaban hasta el cuerpo de campanas. Así puede contemplarse actualmente, forrada de piedras e inclinada a uno de sus lados por efecto del terremoto de Lisboa. Actualmente esta catástrofe se recuerda con la tradición del «Mariquelo» el 31 de octubre.

Hacia 1950 se quiso afinar el órgano. Fue llamado un especialista belga, el cual se quedó asombrado al saber que llevaba casi un siglo sin afinación, dado su perfecto estado, debido al clima seco de la zona.

Características

Cúpula de la Catedral Nueva de Salamaca.

La catedral es junto a la de Segovia una de las dos últimas catedrales de estilo gótico que se construyen en España. Así la nueva catedral se construyó, continuando con el gótico tardío de sus orígenes, entre los siglos XVI|XVI y XVIII, aunque ya a fines del XVI se cambiara la cabecera con girola gótica por una plana y durante el XVIII se añadieran dos elementos que rompían de forma llamativa con el estilo predominante del templo: una cúpula barroca sobre el crucero y los cuerpos superiores de la torre campanario.

La planta y alzado del edificio mantienen una uniformidad gótica, y la presencia exterior de arbotantes y contrafuertes así como el alzado interior de las naves lo atestiguan.

El interior de la Catedral es muy semejante al de la Catedral de Sevilla. Sin embargo, a pesar de que las naves laterales no están a la misma altura que la central, siguiendo el esquema «ad triangulum» típico del gótico, la iglesia da impresión de gran amplitud y luminosidad por la compensación en altura y la consecución del espacio interior. El triforio, típico de las construcciones desde el tardorrománico, se sustituye por dos tribunas corridas en todo el perímetro de la catedral y a dos alturas, lo que permite elevar aún más las naves laterales. Los pilares recogen el peso de las bóvedas donde cada uno de los nervios de las mismas descienden hasta el suelo por el pilar en una delgada columnilla que le ayuda a descargar el peso. Las bóvedas tiene todo tipo de combinaciones de nervios, combados y terceletes, que las hacen muy atractivas por su variedad y complejidad de obra.

La Catedral Nueva tiene una planta con tres naves y dos más de capillas-hornacina (que se terminaron en 1520 por Juan Gil de Hontañón las de la izquierda y Juan de Álava las de la derecha), en principio se proyectó una girola para la cabecera y ábsides poligonales, pero el retraso en la obra hizo cambiar el criterio, decisión tomada en el año 1584 por el entonces maestro mayor Juan Ribero de Rada, siguiendo el modelo de cabecera diseñado por Juan de Herrera en la Catedral de Valladolid.

El cimborrio original fue levantado por Joaquín Churriguera cuando se retomaron las obras, tras estar paradas durante casi todo el siglo XVII, por falta de presupuesto, se terminó el año 1725 y parece que era semejante al de la Catedral de Burgos, con nervaduras y decoración barroca. Pero el terremoto de Lisboa del año 1755, cuarteó la cúpula central siendo sustituida por otra Neoclásica realizada por el arquitecto Juan de Sagarvinaga que es la que puede contemplarse actualmente.

La capilla Dorada o de todos los Santos

Se mandó construir en el año 1515 por el arcediano de Alba de Tormes, Francisco Sánchez de Palenzuela. La arquitecura de la misma corresponde a Juan de Álava. Cuenta con varias arquerías que albergan diferentes sepulcros, entre ellos los del fundador de la capilla. Los muros están todos decorados con unas 110 estatuas donde destaca su color dorado, de ahí el nombre de la capilla. Existen esculturas de persononajes del Antiguo y del Nuevo Testamento, incluyendo Apostoles, Santos, sibilas, profetas, etc. Las esculturas se apoyan en diferentes repisas policromadas y doradas. Bastante curiosas son las imágenes de Adán y Eva que coinciden con las imágenes de Apolo y Venus que aparecen en la Fachada de la Universidad de Salamanca. La imagen de la muerte aparece de forma tétrica metida en un nicho y con un sapo entre sus piernas, el sapo (representación del pecado de lujuria), también aparecía decorando la fachada de la Universidad Salmantina. Un magnifico Calvario preside el retablo de la Capilla, colocado sobre un fondo pintórico obra de Adiosdado de Olivares. Bajo el mismo, un altar decorado con azulejería de Talavera.

Capilla del Cristo de las Batallas

Esta capilla alberga la imagen románica del Cristo, de color negro y con cuatro clavos, debe fecharse en la primera mitad del siglo XII. Según la tradición la imagen la llevaba el Obispo Jerónimo, primer obispo salmantino tras la repoblación de la ciudad, cuando acompañaba a El Cid en sus batallas contra los musulmanes. El retablo que acoge el Cristo es una obra de la primera mitad del siglo XVIII realizado Alberto de Churriguera y donado por el Obispo Sancho Granado en 1734.

Enlaces internos

Catedral Vieja de Salamanca

Planos

Otras imágenes


Situación

Enlaces externos

  • Página web oficial de la S. I. B. Catedral de Salamanca: [1]
Página de la Exposición Ieronimus en las Torres de la Catedral: http://www.ieronimus.com
Planta.diaf.jpg
Wikipedia-logo.jpg
El contenido de este artículo incluye información procedente de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons CC-by-sa

Editores y colaboradores de este artículo (¿Que es esto?)

- Alberto Mengual Muñoz - I.M.B. -