Urbipedia le invita a darse de alta: Pulse en "Crear una cuenta"

Alexandre Gustave Eiffel

Artículo procedente del archivo online Urbipedia (''www.urbipedia.org'')
Saltar a: navegación, buscar
Statusbar3.png
    Artículo        Crear Información complementaria        Crear hoja de artículos relacionados        Crear Bibliografía y Enlaces         Metadatos    
Gustave Eiffel

Alexandre Gustave Eiffel (15 de diciembre de 1832, Dijon - 27 de diciembre de 1923, París) fue un ingeniero francés, especialista en estructuras metálicas.

Eiffel cursó estudios superiores de química y se graduó en 1855 en París aunque no llegó a ejercer esta actividad pues en 1856 trabajaba en una empresa de construcción de material ferroviario. Posteriormente pasó a la Compañía de Ferrocarriles del Oeste y al año siguiente estaba al frente de la oficina abierta en París por una sociedad belga constructora de material ferroviario, puesto en el que permaneció hasta 1864. En 1859 dirigía las obras de la compañía en Burdeos, donde construyó un viaducto sobre el Garona (La Passarelle), de una longitud de 500 m, utilizando dos sistemas constructivos que quedan entre sus principales especializaciones: cimentación con aire comprimido en el lecho del río y ensambla]e metálico a base de remaches.

Después de una larga serie de trabajos en el sur de Francia, volvió a París, donde en l865 abrió una consultoría que se encargó, entre otros trabajos, de calcular la estructura de la Galería de las Máquinas de la Exposición Universal de 1867. En este mismo año montó su propio establecimiento de construcción metálica en Levallois-Perret: Maison G. Eiffel-Ateliers de constructions métalliques. Gracias a la gran rapidez de ejecución demostrada por su empresa, debido en especial a la calidad de los elementos prefabricados que producía su establecimiento adquirió rápidamente renombre mundial. Eiffel empezó entonces una actividad febril que lo llevó a construir obras en toda Francia, España, Portugal Vietnam y Panamá.

El momento decisivo en el auge de sus técnicas constructivas lo señaló su triunfo en el concurso internacional convocado para la construcción del puente de María pía sobre el Duero en Oporto, en 1875. Se trata de una sobria estructura edificada en colaboración con T. Seiring y sostenida por un solo arco de 160 m de luz y 61 m de altura. Siguiendo la misma solución constructiva elevó luego el viaducto de Garabit (1880-1884) sobre el La Truyere en la región central del sur de Francia el cual destaca por la audacia con que se superan los 122 m de altura con un arco de 165 m de luz.

Pero la obra que mayor fama le dio, tal vez por haberse convertido en un símbolo es la torre que lleva su nombre y que levantó en París con motivo de la Exposición Universal de 1889, coincidiendo con el primer centenario de la Revolución francesa. Una diáfana base cuadrada de 125 m de lado tiene incrustados en sus ángulos los cuatro soportes del arranque de la torre en los que se inscriben los elegantes arcos que sostienen el primer piso. Arquitectónicamente la torre es en realidad una pirámide, no de aristas lisas, sino de arcos hiperbólicos que ofrecen una estudiada resistencia a la acción del viento.

Algunos han querido ver en su forma una réplica del perfil curvo de ciertas coníferas. Tan pronto como la opinión pública conoció el proyecto de la construcción de la torre metálica, empezaron a arreciar las protestas, de las que puede ser una muestra la que firmaron un grupo de artistas: "Nosotros, escritores, pintores, escultores, arquitectos, apasionados amantes de la belleza de París, hasta ahora intacta, protestamos enérgicamente en nombre del gusto francés, con el cual no se ha contado, contra la erección, en pleno corazón de nuestra capital de la inútil y monstruosa torre Eiffel, que el público maligno, inspirado a menudo por el sentido común y el espíritu de justicia, ha bautizado ya con el nombre de torre de Babel. ¿Seguirá asociándose la ciudad de París a la imaginación barroca y mercantil de una construcción (o de un constructor) de máquinas, para ensuciarse irremediablemente y deshonrarse? Porque la torre Eiffel, que no desearía para sí ni siquiera la comercial América, es la deshonra de París, no lo dudéis." Sin embargo, este monumento, alarde de planificación, fundición y ensamblaje, tan pronto como estuvo terminado despertó una admiración casi unánime. Además, en el transcurso de la propia Exposición, los ingresos derivados de la afluencia de visitantes amortizaron prácticamente su construcción.

Dada su singularidad, cabe destacar otras obras de Eiffel, como la gran esclusa del canal de Panamá, realizada a partir de l887; su colaboración en la construcción de los almacenes Au Bon Marché en 1879; o la realización en sus establecimientos de la estructura metálica de la estatua de la Libertad de Nueva York. A menudo, algunas de sus mayores invenciones son, sin embargo, obras consideradas inmerecidamente edificios secundarios o de poca notoriedad. Se puede decir que con la realización de la torre concluyó la producción de Eiffel en el campo de la construcción metálica.

En 1890, cuando contaba sólo 58 años y siendo óptima su salud, abandonó repentinamente y en circunstancias oscuras la dirección de la empresa para dedicarse a estudios de meteorología y aerodinámica. Este cambio de rumbo parece que estuvo relacionado con el fracaso que supuso para Francia la construcción del canal de Panamá, obra que emprendió envalentonada por el éxito del canal de Suez. Los trabajos se iniciaron en 1881, dirigidos por Ferdinand de Lesseps. Pero la imprevisión y el duro clima (22.000 trabajadores muertos por las fiebres) llevaron a la empresa a la bancarrota (l889) y la engañada opinión pública francesa hizo estallar un grave escándalo político, propiciado por la derecha, que estuvo a punto de acabar con la III República. En 1893, por su intervención como ingeniero en la construcción del canal de Panamá, Eiffel fue procesado y condenado. Pero la sentencia fue anulada por el tribunal de casación. Así pues, retirado del sistema productivo, dedicado a la investigación, fue uno de los primeros en interesarse por la aviación y construyó en 1912 en Argenteuil el primer túnel aerodinámico donde experimentó y proyectó algunos de los más famosos aeroplanos de la época.

Con Eiffel, las construcciones de hierro alcanzaron la cúspide de sus posibilidades. al menos en Europa. En América, los rascacielos mostraron las valientes aplicaciones del hierro en la estructura de los edificios. La obra de Gustave Eiffel se ha de ver a la luz de una triple circunstancia: el cansancio creativo de los arquitectos, inmersos en una serie de estilos eclécticos; los nuevos materiales surgidos de los estudios científicos y técnicos, y la creciente demanda de todo tipo de construcciones impuestas por el desarrollo económico en la segunda mitad del siglo XIX.

Contenido

Obras

Otras obras

Notas

Referencias

Citywiki.jpg
Este artículo incorpora información obtenida de  Citywiki, publicada bajo la licencia Creative Commons: Cc-by-nc-sa Cc-by-nc-sa.png
Azuldeg.jpg
Azuldeg.jpg
Urbipedia.9.png
Para ver las 3 obras de Alexandre Gustave Eiffel en el archivo de Urbipedia, ir a: Categoría:Gustave Eiffel

Editores y colaboradores de este artículo (¿Que es esto?)

- Alberto Mengual Muñoz - I.M.B. -