Inscríbete y crea tu propia colección de obras y artículos

Tumba de Adolf Loos

Saltar a: navegación, buscar
Statusbar4.png
    Artículo        Incluir información complementaria        Incluir artículos relacionados        Incluir Bibliografía y Enlaces         Metadatos    

U.135x135.gris.jpg
Tumba de Adolf Loos
Loos.Tumba.jpg

La Tumba de Adolf Loos diseñada por él mismo en 1931 y realizada en 1958 por su discípulo y colaborador Heinrich Kulka, siguiendo el boceto original de Loos, está situada en el sector 32 del Cementerio Central de Viena.

En los últimos años de su vida, Loos pasó varias temporadas en sanatorios, aquejado de una enfermedad nerviosa, hasta su muerte en 1933 en la Institución para afecciones nerviosas Rosenhügel, en el Sanatorio del Doctor Schwarzmann, en Kalksburg, cerca de Viena.

Durante una de estas múltiples estancias, realizó algunos bocetos para su propia tumba. La tumba consiste en un bloque macizo cuadrado de granito con el nombre grabado en una de las caras del cubo. Existe otro boceto de Loos para su tumba cuyo original se ha extraviado y que consistía en una peana para el busto de Loos que el escultor austriaco Francis Wills había realizado en 1931.

Cuando murió, la ciudad de Viena puso a su disposición una parcela del Cementerio Central, situada en la zona donde están enterrados los hombres y mujeres ilustres.

Loos.boceto tumba loos.jpg

El tema de la muerte (recurrente en su obra) halla una sublimación arquitectónica en la tumba autoconmemorativa, diseñada con inseguros trazos en un momento de consciencia del propio destino. Pese a lo apresurado del esbozo, es claramente legible la deliberada sencillez del sepulcro, exagerada: un puro cubo de granito (con el nombre esculpido dentro) apoyado sobre una lineal losa de base. Así, pues, la lápida para sí mismo marca la experiencia de un "límite", más aún que el mausoleo para el historiador del arte Max Dvorák (1921) y que la lápida de su amigo Peter Altenberg (1919). Es el silencioso regreso a la más elemental de las formas, el final de un largo proceso de reducción de las construcciones geométricas a la esencialidad primaria, casi ancestral. Y no es fortuito que se llegue a tal "límite" en un sepulcro, es decir, en un objeto monumental donde la arquitectura llega al umbral del arte; "El arte quiere ser la imagen de la muerte" había aclarado Bruno Taut.

La contemplativa fijeza geométrica del cubo parece querer anular el fluir del tiempo. Mostrando simbólicamente el punto donde tiene principio y fin la vida de las formas, el cubo se convierte en metáfora de la circularidad de la existencia. Pero es también el testamento poético de un retorno (cíclico) a la "arquitectura mínima" como punto de fuga donde el pasado y el presente ineluctablemente se unen.

Planos

LineaBlanca.jpg
Loos.Tumba.Plano.jpg

Situación


Cargando el mapa…
Cargando el mapa…
Coordenadas y enlace con otros sistemas:48°09′12″N 16°26′45″E / 48.153314, 16.445825


Referencias

Obras de interésColumnadorica 2.jpg

Pulsar sobre el icono correspondiente para compartir, enviar o imprimir (ayuda) el artículo:


Editores y colaboradores de este artículo ¿?
    


   » Alberto Mengual Muñoz   »  Iñaki M.B.

Artículo procedente de Urbipedia.org. Con licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA excepto donde se indica otro tipo de licencia.
Origen o autoría y licencia de imágenes accesible desde PDF, pulsando sobre cada imagen.
https://www.urbipedia.org/index.php?title=Tumba_de_Adolf_Loos&oldid=500947