Inscríbete y crea tu propia colección de obras y artículos ¡Anímate y ponte tus gafas!

Monasterio de Santa María de Retuerta (Sardón de Duero)

Saltar a: navegación, buscar
Statusbar2.png
    Artículo        Incluir información complementaria        Incluir artículos relacionados        Incluir Bibliografía y Enlaces         Metadatos    

U.135x135.gris.jpg
Monasterio de Santa María de Retuerta (Sardón de Duero)
Monasterio de Retuerta.
El monasterio de Santa María de Retuerta es un monasterio de la orden premostratense, de estilo tardorrománico con elementos del primer gótico (mediados del siglo XII), situado en la orilla izquierda del río Duero, en la localidad de Sardón de Duero en la provincia de Valladolid. Fue fundado por Sancho Ansúrez, nieto de Pedro Ansúrez y primo de Armengol VI, conde de Urgel.

Fue declarado Monumento Histórico Artístico el 3 de junio de 1931 y Bien de Interés Cultural. En la actualidad es propiedad del grupo empresarial Novartis.

Historia del Monasterio

La abadía o monasterio de Retuerta fue la primera fundación premostratense en España, siendo la segunda Santa María de La Vid en Burgos, aguas arriba del río Duero. El monasterio de Retuerta se instituyó como casa madre de la Orden en Castilla. Su fundación de debe a Sancho Ansúrez, nieto del conde Ansúrez (señor de Valladolid). Sancho Ansúrez hizo un viaje a Francia junto con su amigo Domingo (hijo del conde de Candespina), para realizar sus estudios en París y allí (o tal vez no en París sino en la abadía de Saint-Martin de Laon) tuvieron la oportunidad de ponerse en contacto con los monjes de Prémontré. Los dos entraron como religiosos en dicha Orden y años más tarde fueron enviados para fundar en España los monasterios de Retuerta y La Vid respectivamente. Hasta la fecha en España no existía ninguna fundación premostratense. Pedro obtuvo pronto la ayuda de su familia los Ansúrez. Su tía la condesa doña Mayor (cuarta hija del conde Ansúrez, casada con Martín Alonso) y su primo el conde de Urgel le cedieron unos terrenos en un lugar llamado Fuentes Claras. Pero la fundación no se quedó exactamente en esas tierras sino que fue trasladada a otras muy cercanas donde existía una iglesia dedicada a San Martín. El lugar era conocido como Retuerta, Rivulotorta o Retorta, apelativos que tomó el monasterio y que aparecen indistintamente en los documentos.[1]

En el emplazamiento de Retuerta empezaron las obras definitivas de edificación en el 1146. El abad Bernardo procedente del monasterio premostratense Casa Dei fue el encargado y responsable de la ejecución y puesta en marcha de la nueva fundación. Nombró a Sancho Ansúrez primer gobernador o abad del monasterio, que ocupó el cargo hasta 1163. A lo largo de la Edad Media el monasterio fue recibiendo donaciones tanto por parte de los reyes como por parte de particulares.

Relaciones con otros monasterios

Retuerta mantuvo en general buenas relaciones con los monasterios cercanos pertenecientes a otras Órdenes religiosas. Pero las relaciones con su hermano premostratense, el monasterio de la Vid no fueron siempre muy cordiales, disputándose ambos la primacía, hasta que en 1185 se le reconoció dicha primacía a Retuerta cuando se demostró que este monasterio había contado desde su fundación con la bendición del obispo de Palencia, requisito imprescindible dentro de la Orden. En ese mismo documento se estableció la lista de monasterios que pasarían a ser dependientes de Retuerta:

  • Santa María la Real de Aguilar de Campoo
  • San Leonardo de Alba de Tormes (Salamanca)
  • Santa María de Allende el Duero, de Almazán, Soria
  • San Miguel de Gros (Zamora)
  • San Pelayo de Arenillas (Palencia)
  • Nuestra Señora de la Caridad de Ciudad Real (Salamanca)
  • Santa Cruz de Ribas (Palencia)

Edad Moderna

Constituyó un periodo inestable debido al conflicto de los abades comendatarios y a la crisis religiosa y relajación de la regla. La reforma de estos religiosos fue encomendada a la Orden de San Jerónimo cuyos monjes ocuparon el edificio tomando cartas en el asunto y encarcelando a algún canónigo premostratense. La relajación de las costumbres con incumplimiento de la regla monacal fue un fenómeno que se dio en todas las órdenes religiosas en este periodo, por eso hubo tantas reformas. Surgió entonces la Congregación Hispánica como un intento de reforma y transformación en los conventos. A raíz de este hecho se estableció en Retuerta un Noviciado Común para toda España.

Desamortización

Retuerta sufrió como el resto de los monasterios españoles las consecuencias de las consecutivas desamortizaciones del siglo XIX. Con la desamortización de Mendizábal desapareció la comunidad premostratense. Las obras artísticas fueron puestas a la venta o bien trasladadas a parroquias cercanas. El edificio llegó en bastante buen estado hasta el siglo XX, debido en parte a que fue habitado y cuidado por familias de colonos que atendían las fincas.

Grupo Novartis

En 1998 el Grupo Novartis en su sección Abadía Retuerta adquirió el edificio y las fincas y viñedos del entorno. Estos empresarios llevaron a cabo una exhaustiva restauración del conjunto monacal adaptando parte de sus dependencias a su uso y conveniencia. En el año 2008 se emprendieron nuevas obras de restauración en lo que fue Sala Capitular.

El conjunto monacal

En general los elementos arquitectónicos tardorrománicos de los edificios premostratenses son muy parecidos a los cistercienses, añadiendo aquellos que están más en consonancia con sus necesidades. Los premostratenses eran canónigos regulares y su misión consistía principalmente en adoctrinar al pueblo, como lo harían un siglo más tarde los franciscanos. Por eso la diferencia en decoración con el arte cisterciense es notable ya que los premostratenses sí dan paso a representaciones ilustrativas tanto en arquitectura como en escultura y pintura en las iglesias y claustros.

El conjunto monacal de Retuerta consta de la iglesia con el claustro adosado al muro sur, la hospedería, más otras dependencias que fueron de uso necesario para la comunidad. En su entorno se hallaban los campos de labor dedicados en una gran mayoría a la vid. El monasterio fue construido muy cerca del río Duero por lo que los suministros de agua estaban perfectamente controlados.

Espadaña del siglo XVII.
Se accede al monasterio a través de un arco construido en 1678 que conduce a un espacio amplio llamado compás donde se ven los muros de la hospedería y del claustro. Desde este lugar puede verse también la espadaña construida en 1655. En el lado opuesto se encuentra la iglesia cuya mole aparece imperfecta, con un cuerpo corto y un amplio crucero muy señalado en planta.

La iglesia

Pilar en el crucero.
Las iglesias de los monasterios premostratenses se acondicionaban para la labor activa de apostolado propia de esta orden y en muchas ocasiones hacían las veces de parroquias.

El proyecto original de la iglesia de Retuerta era de planta de cruz latina con tres naves, crucero y cabecera tripartita (3 ábsides). Pero la construcción debió interrumpirse en algún momento tras la edificación de los ábsides, el crucero y el único tramo de cada nave; el templo quedó en espera de nuevas obras que no llegaron hasta el siglo XV en que se amplió la nave central con un tramo más que sirvió para coro. De esta manera quedó la planta que ha llegado hasta el presente sin desarrollo de las naves laterales y con la nave central más corta de lo habitual.

La iglesia tiene su entrada por el lado norte, en el segundo tramo de la nave lateral.

Exterior

Ventana románica.
El edificio muestra los tres ábsides de la misma altura pero más ancho el central; se resalta la planta del crucero. El ábside central tiene dos contrafuertes que llegan hasta el alero y que le dividen en tres partes. En el centro de cada parte se halla una ventana románica abocinada con derrame hacia el interior cuyo arco se apoya en columnas con capitel corintio muy bien trabajado. De los cimacios de las columnas sale una imposta que se interrumpe al llegar al contrafuerte. Los ábsides menores tienen un contrafuerte cada uno y en la parte inferior sendas ventanas abocinadas, sin adorno de impostas. El ábside norte tiene arriba otra ventanita trilobulada. El ábside sur tiene un vano muy cerca del alero que da luz a una pequeña estancia que se encuentra bajo el tejado. Sobre este ábside se levanta la espadaña del siglo XVII que consta de dos cuerpos; en el de abajo hay abiertos dos vanos y en el de arriba uno central que se remata con un frontón. Ambos cuerpos están decorados con bolas propias del barroco.

Interior

En el interior los ábsides se presentan con una altura diferente. Esto se debe a que en lo alto de los dos ábsides menores hay unos huecos o estancias de difícil interpretación sobre todo la del ábside norte. A la cámara del ábside sur se accede mediante una Escalera de Caracol. Esta cámara o estancia está compuesta por tres tramos, uno de ellos como si fuera un ábside, en piedra y con bóveda de cuarto de esfera hecha de ladrillo. Los documentos del monasterio hablan de esta estancia y acreditan que fue usada como reclusión para algún canónigo en la época en que se hicieron cargo de la reforma los monjes jerónimos. El origen de esta construcción se cree que pueda deberse a cámara de tesoros o simplemente de archivos y legajos.

El claustro

El claustro se encuentra junto al muro sur de la iglesia. Se empezó a construir por el lado este a finales del siglo XII, al mismo tiempo que los ábsides, en el románico tardío, y durante los siglos siguientes se fueron incorporando las distintas pandas. La última ampliación fue en el siglo XVI en que se añadió además el segundo piso. Fue entonces cuando adquirió el aspecto herreriano que presenta en la actualidad con el conjunto de arcos de medio punto acompañados a ambos lados por aberturas de tipo palladiano.

Los contrafuertes se hallan entre arco y arco y llegan hasta el tejaroz. Las bóvedas de la planta baja son de crucería con los nervios de los arcos cruceros de perfil recto, hechos en ladrillo y revocados. Los arcos fajones están hechos en piedra. Dichos nervios se apoyan en pilastras en la parte del muro que da al patio y en ménsulas en el muro interior.

Panda este. Es la galería más antigua donde se coloca siempre la Sala Capitular. Se construyó a finales del siglo XII, al mismo tiempo que los ábsides de la iglesia. Desde esta galería se tenía acceso al segundo piso a través de una escalera monacal de retorno[2] y también se tenía acceso a la huerta.

La sala capitular servía para celebrar reuniones y el capítulo de la orden. Las bóvedas se hundieron y fueron sustituidas en 1771 por las actuales barrocas. Tiene una puerta central y dos ventanas laterales. Se trata de un espacio rectangular de 9 tramos con columnas centrales y bóvedas de crucería. Hay un banco de piedra que recorre las paredes y que servía de asiento a los monjes allí congregados. Los capiteles de las columnas están decorados con motivos de animales y vegetales, hechos con una calidad muy diversa. Las claves de la bóveda tienen motivos figurativos y vegetales.

En el muro norte de esta sala se encontró un sepulcro enmarcado en un lucillo. Aunque la lápida está deteriorada puede apreciarse esculpido un brazo con un báculo, razón por la que los estudiosos han determinado que puede tratarse del enterramiento del primer abad Sancho Ansúrez, muerto en 1171.

En esta panda este se encuentra también la sacristía pegada a la parte sur del crucero de la iglesia donde tiene su puerta de acceso. La sacristía fue modificada y ampliada en el siglo XVII por los maestros Jerónimo Gómez de Inestares y Roque Alonso de Priones, según consta en la documentación del monasterio.[3] Sustituyeron la bóveda original por una barroca adornada con yeserías en las que trabajó un artista vallisoletano llamado Pablo de Freira.

Hay también en esta galería un pequeño hueco llamado armariolum o armarium donde se guardaban los libros litúrgicos para los actos religiosos de cada día y los libros de lectura de los monjes.[4]

Panda sur. En esta panda se construía siempre el refectorio (o comedor) y la cocina. El refectorio de Retuerta es una estancia rectangular de gran tamaño, paralela a la galería, dividida en cuatro tramos que se cubren con bóveda de crucería. Los arcos fajones son apuntados y se apoyan sobre ménsulas. Las paredes estuvieron decoradas con pinturas de las que aun puede apreciarse algún vestigio y la representación de la Última Cena en uno de sus testeros. A continuación está la cocina renovada en el siglo XVII.

Panda oeste. En este lado se situó la cilla o almacén. Esta galería fue modificada en el siglo XVII levantándose un piso que se dedicó a celdas, en un momento de gran incremento de religiosos.

Panda norte. Llamada también mandatum.[5] En todos los monasterios esta panda está desprovista de estancias por corresponder al muro de la iglesia, pero en este caso como la nave sur de la iglesia quedó corta e inconclusa, en 1595 se aprovechó este espacio para construir una bodega cubierta con bóveda de cañón.

Otras dependencias

Se sabe por las referencias de algunos autores[6] que hubo dentro del conjunto monástico un palacio gótico que se decía palacio de los Ansúrez y varias ermitas cerca del río Duero que fueron mandadas edificar por doña Eilo, esposa del conde Ansúrez.

El espacio monacal de mayor comunicación con el mundo exterior fue la Hospedería cuya fachada construida en el siglo XVII es la que se conserva. Está a continuación de la panda sur del claustro, hacia el este. En la esquina de esta panda con la del este se encuentra la escalera monumental de acceso a la hospedería que fue proyectada en tiempos del abad Juan Girón (1693). Es una magnífica escalera con una cúpula elíptica sobre pechinas decoradas con Amorcillos. Las pechinas descansan en unas ménsulas sostenidas por unos ángeles.

Patrimonio artístico disperso

En la abadía hubo, como en el resto de monasterios, bastantes obras de arte en imágenes, pintura y objetos de liturgia pero no se ha conservado ningún catálogo o inventario que dé cuenta del tesoro artístico. Sin embargo se ha podido seguir la pista a diversos retablos, conociendo su ubicación actual, a algunas piezas de orfebrería y a un cristo tallado en madera.

Retablo mayor del monasterio de Retuerta

En 1957 se trasladó este retablo al monasterio de la Santa Espina donde se conserva en la actualidad como retablo mayor. Fue realizado en 1578 por el escultor Diego de Marquina que trabajaba los encargos en el taller que tenía en Miranda de Ebro (Burgos). Se tiene documentación en la que el propio autor escribe sobre un pago que le hicieron a cuenta de este trabajo. Más tarde, entre 1660 y 1663 el retablo fue mandado dorar. El estilo se ajusta a lo que se conocía como Romanismo. La arquitectura es clasicista y consta de escultura en relieve y de bulto redondo. Hay escenas de la vida de Cristo y de la Virgen y algunas del banco están dedicadas a la Pasión. Un calvario de grupo completo remata la obra.

Retablo de San Norberto y retablo de Santa Gertrudis

Se encuentran los dos custodiados en la iglesia parroquial de Sardón de Duero (Valladolid), localidad cercana a la abadía de Retuerta. Estuvieron colocados en las paredes laterales del presbiterio. Lo realizó Antonio Bahamonde en el siglo XVIII. En el Ático de cada uno se hace referencia a cada una de las advocaciones, San Norberto y Santa Gertrudis.

Retablo mayor de la iglesia de Sardón de Duero

El retablo que actualmente hace las veces de retablo mayor en esta iglesia procede también de la abadía de Retuerta pero se desconoce el lugar que ocupaba. Es de principios del siglo XVII, modificado en el XVIII, cuando colocaron una serie de cuatro hornacinas en los extremos convirtiéndolo en un retablo-relicario.

Crucifijo de Gregorio Fernández

Está también localizado en la iglesia de Sardón. Se trata de una Talla‏‎ en nogal (de 1610), obra de los primeros años de Gregorio Fernández.

Obras de orfebrería

Guardadas igualmente en la iglesia de Sardón. Se trata de una custodia del siglo XVIII con cabujones de esmalte y una inscripción que demuestra su procedencia:
Es del convento de Nuestra Señora de Retuerta. Diola el reverentísimo P. Maestro Dn. F. Pe. Ramos.

Patrimonio artístico desaparecido

En todos los monasterios suele haber una gran cantidad de lienzos con diversos temas y sobre todo con los temas correspondientes a los fundadores de la orden. No se ha encontrado ni un solo cuadro procedente de Retuerta, pero sí documentación que habla sobre algunas pinturas o sobre sus autores.

  • Documento de 1687. Felipe Gil el Joven pintó dos cuadros para el monasterio de Retuerta con los temas La cena legal y Convite del Fariseo.
  • Consta que el 5 de julio de 1760 el pintor José Araujo de Valladolid retocó algunas pinturas sobre la vida de San Norberto del monasterio de Retuerta.
  • Entre 1687 y 1689 un pintor llamado Valentín decoró la silla abacial del coro del monasterio de Retuerta. Es el mismo autor que hizo los frescos de la bóveda de la capilla mayor.

Notas

  1. Retuerta procede del latín Rivula Torta (ribera sinuosa). El río Duero pasa por esa zona en pequeños meandros o revueltas. En el documento del año 1145 en el que el conde Armengol de Urgel otorgó dos donaciones, el monasterio se cita como Santa María de Rivula Torta o Fuentes Claras.
  2. Se llama escalera de retorno cuando se sube por el mismo sitio que se baja. En general las monacales son así.
  3. Monumentos históricos del monasterio de Santa María de Retuerta. Anónimo.
  4. Este hueco perderá su uso, transformándose en altares o lucillos sepulcrales cuando el número de libros sea tan abundante que se empiecen a crear las bibliotecas.
  5. Recibe este nombre por celebrarse en ella el ritual del lavatorio de pies o mandatum todos los sábados y el Jueves Santo.
  6. López de Guereño Sanz. Monasterios medievales premostratenses. Reinos de Castilla y León . Valladolid 1997.

Situación


Cargando el mapa…
Cargando el mapa…
- Coordenadas: 41.61679, -4.410844. - Enlace para exportación de coordenadas: Geody. - Otros enlaces : GeoNames. Bing
{{{D}}} - Coordenadas: 41.61679, -4.410844


Bibliografía

  • ANDRÉS GONZÁLEZ, PATRICIA Monasterio de Santa María de Retuerta. Guía breve. Edita: Edilesa, 2005. ISBN 84-8012-503-9.
  • ANDRÉS GONZÁLEZ, PATRICIA Monasterios premostratenses en Castilla y León. Las grandes órdenes monacales en Castilla y León. Editorial Edilesa, 2002. ISBN XXXX.
  • Herrera Marcos, Jesús, Arquitectura y simbolismo del románico en Valladolid. Edita Ars Magna, 1997. Diputación de Valladolid. ISBN 84-923230-0-0
    Urban-plan.azul.1.jpg
    LineaBlanca.jpg
Obras de interésColumnadorica 2.jpg

Compartir, enviar e imprimir (ayuda) artículo:

Editores y colaboradores de este artículo ¿?


   » Alberto Mengual Muñoz   »  Iñaki M.B.   » Lourdes