Inscríbete y crea tu propia colección de obras y artículos ¡Anímate y ponte tus gafas!

Gil de Siloé

Saltar a: navegación, buscar
Sepulcro de Don Juan de Padilla, obra de Gil de Silóe, en el Museo de Burgos
Gil de Siloé (los historiadores del arte también le nombran como Gil de Siloe o, simplemente, Gil Siloe), fue un escultor castellano en estilo gótico activo en los últimos años del siglo XV.

Vida y estilo

Gil de Siloé es una de las máximas figuras de la escultura hispánica, y europea por extensión, del siglo XV, cuando las formas del gótico postrero, hibridadas por las del arte mudéjar y las influencias flamencas de tipo flamígero, dieron origen al estilo gótico isabelino, exclusivo de España, del que Gil de Siloé es representante emblemático. En algunos documentos se le cita como Gil de Emberres (Amberes) por lo que se cree que fuera originario de Flandes.

Desarrolló su actividad en Castilla y más concretamente en la ciudad de Burgos y sus alrededores. Está documentado entre los años 1486 y 1501, fecha de su fallecimiento en la capital castellana. Es padre de Diego de Siloe, artista que destacará fundamentalmente como arquitecto en el Renacimiento. Su estilo es recargado, decorativista y muy minucioso, dotado de un extraordinario virtuosismo técnico.

Obra

Sus obras más importantes se encuentran en la Cartuja de Miraflores. El conjunto cartujano, emplazado en la capilla mayor del monasterio, lo integran tres elementos: en el centro del presbiterio, los sepulcros de bultos yacentes, ricamente ataviados, de los reyes castellanos Juan II e Isabel, formando ambos un único conjunto de planta estrellada de ocho puntas tachonado de estatuillas; adosado al muro del Evangelio, el sepulcro del infante Don Alfonso, tratándose éste de un bulto orante bajo arcosolio carpanel con intradós con caireles calados y trasdós conopial, más dos esbeltas pilastras aguzadas en los extremos; y en la cabecera, el retablo principal.

Sepulcro de los reyes Juan II e Isabel de Portugal, obra de Gil de Silé,en la Cartuja de Miraflores

Los sepulcros reales, facturados en alabastro, que las manos del artista moldea como si cera fuera, reclamaron a Siloé cuatro años de trabajo, entre 1489 y 1493. Fueron un encargo de la reina Isabel la Católica, hija de los monarcas, y en ellos el virtuosismo del autor llega a extremos de difícil superación. No menor admiración suscita el retablo principal, obra en la que el maestro trabajó de 1496 a 1499. Se trata de una composición abigarrada, de traza inspirada en la organización de los grabados alemanes del rosario. El retablo, enmarcado por guardapolvo, está presidido por una gran corona que encierra círculos con los misterios a los que rodean otras orlas y encuadramientos. En su centro, el calvario, con un gran Cristo crucificado.

Otra obra sobresaliente es el sepulcro de Don Juan de Padilla, paje de la reina Isabel, fallecido en la guerra de Granada en 1491. Consiste en un bulto orante cubierto de fina pedrería y ondulado ropaje, muy parecido al sepulcro del infante Don Alfonso, sólo que en éste la decoración no es tan tupida, amén de presentar mutilaciones y desperfectos. Durante muchos años esta obra, realizada hacia 1500, estuvo en la iglesia del Real monasterio de Nuestra Señora de Fresdelval, actualmente en ruinas, y hoy se halla en el Museo de Burgos.

Santa Ana, la Virgen y el Niño. Imagen principal del retablo de Santa Ana de la Capilla del Condestable, en la catedral de Burgos.

En la Catedral de Burgos el artista realizó entre 1486 y 1492 con la colaboracióndel pintor Diego de la Cruz el retablo mayor de la Capilla de la Concepción o de Santa Ana, organizado a manera de tapiz con un banco y tres calles. El programa iconográfico se basa en la representación del árbol que surge del costado de Jessé, alegorizando la geneaología de la Virgen y encuadrando el tema central del Abrazo de San Joaquín y Santa Ana ante la Puerta Dorada. También forman parte del patrimonio catedralicio el sepulcro alabastrino con estatua yacente del obispo Alonso de Cartagena, en la Capilla de la Visitación, que el autor debió esculpir entre 1490 y 1495, y el retablo de Santa Ana, en la Capilla del Condestable.

Aunque no hay constancia documental, se creen obras suyas la fachada y la arquería alta del claustro del Colegio de San Gregorio (actual Museo Nacional de Escultura) en Valladolid. En la misma ciudad se le atribuye la fachada de la iglesia de San Pablo, aunque otros estudiosos discuten esta última autoría, inclinándose por la atribución al toledano Juan Guas. También se le ha atribuido el retablo mayor de la iglesia de Santa Eugenia de Astudillo, en Palencia, y los retablo de las capillas de los Reyes Magos y de Nuestra Señora de la Buena Mañana de la iglesia de San Gil Abad en Burgos capital. En añadidura, se sabe que realizó el desaparecido retablo mayor del colegio vallisoletano.Siloe Gil de]]
Azuldeg.jpg
LineaBlanca.jpg
Wikipedia-logo.jpg
Este artículo contiene información procedente de Wikipedia, publicada bajo la licencia Creative Commons CC-by-sa
  • Wikipedia

Compartir, enviar e imprimir (ayuda) artículo:

Editores y colaboradores de este artículo ¿?


   » Alberto Mengual Muñoz   »  Iñaki M.B.

Artículo procedente de Urbipedia.org. Con licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA excepto donde se indica otro tipo de licencia.
Origen o autoría y licencia de imágenes accesible desde PDF, pulsando sobre cada imagen.
http://www.urbipedia.org/index.php?title=Gil_de_Siloé&oldid=456470