Inscríbete y crea tu propia colección de obras y artículos

Complejo Vistahermosa

Saltar a: navegación, buscar
Statusbar4.png
    Artículo        Incluir información complementaria        Incluir artículos relacionados        Incluir Bibliografía y Enlaces         Metadatos    

U.135x135.gris.jpg
Complejo Vistahermosa
A4D21FG1.Jpg

El complejo residencia Vistahermosa proyectado por Juan Antonio García Solera‏‎ en 1962 está situado en el área de Vistahermosa, el cual limita al norte y al este con la periferia de la ciudad de Alicante, al sur con la Serra Grossa y al Oeste con el Barrio del Garbinet. Los factores que contribuyeron en mayor medida a su formación y desarrollo fueron la carretera de Valencia y la línea de tranvía que unía Alicante con los pueblos de San Juan y Mutxamel.

La transformación de este entorno se inicia a finales del siglo XIX con la aparición de esporádicas viviendas en un paisaje de vegetación autóctona y, sobre todo, en el siglo XX con el desarrollo de dos barrios de viviendas unifamiliares, el Barrio Obrero Católico y la calle Camarada Llopis, que más próximos a la ciudad, se construyeron al amparo de la legislación de Casas Baratas.

Actualmente, la zona de Vistahermosa se ha ido colmatando por chalets, en su mayoría de segunda residencia, que ocupan parcelas de diversos tamaños y que, no previstos por el planeamiento, carecen de las condiciones de urbanización necesarias. También han proliferado en este espacio los colegios, de iniciativas pública y privada, que ocasionan importantes fluctuaciones de tráfico.

El complejo Vistahermosa se sitúa en la salida norte de la ciudad, dentro una parcela con forma prácticamente triangular que se adosa por uno de sus lados a la carretera nacional 330 en la dirección Murcia-Valencia, (a la altura del km. 88), y es bordeado al sur por el Camino Viejo de la Cruz de Piedra.

El proyecto de este conjunto residencial promovido por la Caja de Ahorros del Sudeste de España, actual Caja del Mediterráneo, y acogido a la Ley de protección para viviendas de renta limitada en su primer grupo, fue realizado por Juan Antonio García Solera en 1962, y se concluyeron las obras cuatro años más tarde, en 1966.

La edificación se levanta sobre un fondo vegetal ajardinado de diversas formas y tamaños. Las torres y los bloques se distribuyen en la parcela escalonadamente, con las primeras de mayor altura orientadas hacia el norte, procurando el máximo asoleamiento del conjunto, a la vez que, se consigue una contrastada composición de volúmenes y un perfil urbano de compensado dinamismo.

Por otro lado, los ligeros desniveles que la topografía del terreno aporta, son asimilados mediante un sugerente juego de escaleras, pasos peatonales y marquesinas que se cruzan a distinta cota. Entre los jardines, y conectados por las pérgolas, se crean espacios urbanos íntimos de indudable interés.

El programa de este conjunto residencial pretendía albergar una población de tipo social medio, 1899 habitantes en total y una densidad de 430 h. por hectárea. Contaba, además, con los servicios sociales necesarios para dotar el conjunto, constituido en barrio satélite de la ciudad de Alicante, de la autonomía necesaria.

En cuanto a la tipología de la edificación, se imponía la diversidad: las 400 viviendas de que consta como el proyecto tenía previsto, se distribuyen en cinco torres de 16 plantas, con tres viviendas por planta, cuatro bloques de 10 plantas y diez de 5 plantas.

Además, el equipamiento de edificios complementarios, consiste en: un edificio parroquial, un equipo escolar, comercios formados por 12 tiendas y un supermercado, centro social que consta de cafetería y club para la juventud y un equipo deportivo, formado por un club y las instalaciones deportivas, (bolera, dos pistas de tenis, un campo de baloncesto, una piscina para adultos y una piscina infantil).

El espacio social más relevante lo constituye el centro comercial con la iglesia y el equipo deportivo que, situados en el núcleo central, se relacionan entre sí mediante pérgolas y pasos.

El centro comercial prolongado con sus terrazas gira entorno a un parque infantil, de cota más baja. Y la Iglesia que integra una casa parroquial se vincula a una explanada que a modo de plaza tradicional, se conecta lateralmente con el espacio anterior.

Las circulaciones rodada y peatonal están resueltas separadamente, sin apenas interferencias. La primera recorre el perímetro del complejo, con ramificaciones en el interior en forma de "fondo de saco" para solucionar el aparcamiento y acceder mejor a las edificaciones. La circulación peatonal forma una red de caminos y sendas en el interior, que en ocasiones cubiertas por pérgolas, conectan adecuadamente los espacios colectivos y las construcciones.

La estructura es de hormigón armado sobre pilotis en las torres y en los bloques lineales se adopta una solución mixta de muro portante y hormigón. Los cerramientos son de ladrillo visto, de "color claro y turbio", procedente de una cerámica valenciana. Los chapados de mármol de Borriol, "apomazado de color marrón", acentúan las impostas. La madera es de color blanco en la carpintería interior y las persianas mallorquinas, fijas o no, permiten tamizar y controlar la brillante luz alicantina. En el exterior, los pasos se resuelven con pastilla hidráulica tipo Benidorm blanca, y las escaleras con piedra natural caliza de Campello. Los porches están estucados por la parte inferior y acabados de gravín sobre el impermeabilizado de la parte superior.

Las edificaciones singulares adoptan volumetrías diferentes: La iglesia es de planta rectangular y está delimitada por muros laterales de ladrillo que no llegan a tocar la cubierta inclinada. Este aspecto junto con la iluminación que le proporciona una vidriera en el presbiterio, contribuyen a lograr una gran liviandad. En la escuela las cubiertas son inclinadas de suave pendiente con lucernarios orientados a norte. Hacia el patio interior las fachadas son caladas y al exterior, más opacas, con paños ciegos en ladrillo visto y otros de ladrillo encalado.

La concepción y realización unitaria de este paradigmático complejo de los años 60 alcanza gran coherencia, resolviendo desde los planteamientos urbanísticos hasta los detalles decorativos en los edificios de uso común.

Y mientras que en algunos aspectos se hace eco de los postulados que la modernidad asume; edificación abierta, criterios funcionales para la implantación de las construcciones, planta libre de los edificios en altura sobre pilotis, separación de circulaciones, etc., en otros evidencia su puesta en crisis. Y así llama la atención la adopción de formas vernaculares, la libertad compositiva de volúmenes con edificios de diferentes alturas, la adopción de sistemas estructurales mixtos, etc.

Otro aspecto destacable es el tratamiento de los espacios colectivos y elementos de relación, espacios abiertos pero cubiertos, "espacios de transición" que parecen prolongar el interior. En los muros de ladrillo de los edificios singulares, que delimitan el espacio sin cerrarlo, se atisba una componente neoplástica que remite sin duda, a una indudable influencia miesiana.

Planos

LineaBlanca.jpg

Otras imágenes

LineaBlanca.jpg

Situación


Cargando el mapa…
Cargando el mapa…
Coordenadas:38°22′20″N 0°27′18″O / 38.372255, -0.454956. - Enlace para exportación de coordenadas: Geody. - Otros enlaces : GeoNames. Bing


Referencias

RACV.png
VV.AA. ( María Dolores Martínez Soto): Registro de Arquitectura del Siglo XX en la Comunidad Valenciana ISBN 84-87233-38-4
Urban-plan.azul.1.jpg
LineaBlanca.jpg
Obras de interésColumnadorica 2.jpg

Pulsar sobre el icono correspondiente para compartir, enviar o imprimir (ayuda) el artículo:


Editores y colaboradores de este artículo ¿?
    


   » Alberto Mengual Muñoz   » Alicante   » Arq-Info   »  Iñaki M.B.

Artículo procedente de Urbipedia.org. Con licencia Creative Commons CC-BY-NC-SA excepto donde se indica otro tipo de licencia.
Origen o autoría y licencia de imágenes accesible desde PDF, pulsando sobre cada imagen.
https://www.urbipedia.org/index.php?title=Complejo_Vistahermosa&oldid=479727