Inscríbete y crea tu propia colección de obras y artículos ¡Anímate y ponte tus gafas!

Castillo de Alcalá la Vieja (Alcalá de Henares)

Saltar a: navegación, buscar
Torre Albarrana de la antigua fortaleza musulmana de Alcalá la Vieja, en lo alto del Ecce Homo.

El castillo de Alcalá la Vieja está situado en el término municipal de Alcalá de Henares, en la parte oriental de la Comunidad de Madrid (España). Se trata de una fortaleza medieval, levantada por los musulmanes, cuyas primeras referencias datan del siglo X. De la antigua fortificación, sólo se mantienen en pie una torre defensiva, recientemente restaurada, y distintos restos de algunos torreones, que se encuentran en estado ruinoso.

El castillo se levanta sobre un promontorio arcilloso, cercano al Cerro testigo conocido como Ecce Homo (836 m), en pleno valle del Río Henares. En sus proximidades se halla la ermita de Nuestra Señora del Val.

Toponimia

El castillo tiene un origen islámico. Toma su nombre del término árabe Al-Qalat (fortaleza), que, por extensión, se ha aplicado históricamente a la ciudad de Alcalá de Henares, la antigua Complutum romana.

El calificativo de la Vieja hace referencia al estado de abandono en el que la fortificación cayó a partir del Renacimiento.

Historia

El castillo de Alcalá la Vieja fue, en un principio, una simple atalaya, que los musulmanes construyeron, posiblemente en el siglo IX, para defender el camino fluvial del Henares, ante el avance de los reinos cristianos por tierras de Al-Ándalus. La torre-vigía fue erigida en un enclave estratégico, en lo alto de una colina y en la orilla sur del río Henares, que actuaba como frontera natural.

Alrededor de esta atalaya, fue articulándose un caserío fortificado —conocido como Qal'at'Abd al-Salam—, que desplazó, hasta dejarlo prácticamente abandonado, al primitivo núcleo urbano de Complutum, fundado por los romanos. Éste estaba emplazado al otro lado del río y, por tanto, mostraba un grado de vulnerabilidad mucho mayor ante los posibles ataques, que provenían del norte.

A principios del siglo XII, Qal'at'Abd al-Salam cayó en manos cristianas, lo que permitió la recuperación del asentamiento urbano original. Pese a ello, la fortaleza levantada por los musulmanes continuó desempeñando un relevante papel durante el proceso de repoblación, que se extendió hasta el siglo XV.

Prueba de ello son las reformas emprendidas en el castillo entre los siglos XIV|XIV y siglo XV. Las más importantes fueron las impulsadas por Pedro Tenorio, arzobispo de Toledo.

En los siglos posteriores, la fortaleza fue poco a poco perdiendo importancia, hasta ser abandonada por completo y quedar en ruinas.

Características

El castillo de Alcalá la Vieja ocupaba una superficie aproximada de dos hectáreas. Era de planta irregular y disponía de ocho torres, de las cuales sólo sigue en pie la Torre Albarrana, así como restos de otros tres torreones, muy degradados.

También se conservan, en la parte interior del antiguo recinto amurallado, vestigios de tres silos y de un aljibe, de planta rectangular. Éste estaba cubierto con una Bóveda de Cañón, sostenida por diferentes arcos fajones de medio punto.

Alrededor del castillo surgió un núcleo urbano, integrado por dos arrabales. El primero estaba situado por encima de la fortaleza y el otro, mucho más extenso, al otro lado del barranco sobre el que se alzaba el castillo.

Enlaces externos

Obras de interésColumnadorica 2.jpg
Wikipedia-logo.jpg
Este artículo contiene información procedente de Wikipedia, publicada bajo la licencia Creative Commons CC-by-sa
  • Wikipedia

Compartir, enviar e imprimir (ayuda) artículo:

Editores y colaboradores de este artículo ¿?


   » Alberto Mengual Muñoz   »  Iñaki M.B.